Información

Independencia de Filipinas declarada


Durante la Guerra Hispanoamericana, los rebeldes filipinos liderados por Emilio Aguinaldo proclaman la independencia de Filipinas después de 300 años de dominio español. A mediados de agosto, los rebeldes filipinos y las tropas estadounidenses habían derrocado a los españoles, pero las esperanzas de independencia de Aguinaldo se vieron frustradas cuando Estados Unidos anexó formalmente Filipinas como parte de su tratado de paz con España.

Filipinas, un gran archipiélago insular situado frente al sudeste asiático, fue colonizado por los españoles en la última parte del siglo XVI. La oposición al dominio español comenzó entre los sacerdotes filipinos, que estaban resentidos por la dominación española de las iglesias católicas romanas en las islas. A fines del siglo XIX, los intelectuales filipinos y la clase media comenzaron a reclamar la independencia. En 1892, Katipunan, una sociedad revolucionaria secreta, se formó en Manila, la capital de Filipinas en la isla de Luzón. La membresía creció dramáticamente, y en agosto de 1896 los españoles descubrieron los planes de rebelión de Katipunan, lo que obligó a los rebeldes a una acción prematura. Estallaron revueltas en todo Luzón y, en marzo de 1897, Emilio Aguinaldo, de 28 años, se convirtió en líder de la rebelión.

A fines de 1897, los revolucionarios habían sido expulsados ​​a las colinas al sureste de Manila y Aguinaldo negoció un acuerdo con los españoles. A cambio de una compensación económica y una promesa de reforma en Filipinas, Aguinaldo y sus generales aceptarían el exilio en Hong Kong. Los líderes rebeldes se marcharon y la revolución filipina llegó temporalmente a su fin.

En abril de 1898, estalló la Guerra Hispano-Estadounidense debido a la brutal represión de una rebelión en Cuba por parte de España. La primera de una serie de victorias decisivas de Estados Unidos ocurrió el 1 de mayo de 1898, cuando el Escuadrón Asiático de Estados Unidos al mando del comodoro George Dewey aniquiló la flota española del Pacífico en la Batalla de la Bahía de Manila en Filipinas. Desde su exilio, Aguinaldo hizo arreglos con las autoridades estadounidenses para regresar a Filipinas y ayudar a Estados Unidos en la guerra contra España. Aterrizó el 19 de mayo, reunió a sus revolucionarios y comenzó a liberar ciudades al sur de Manila. El 12 de junio proclamó la independencia de Filipinas y estableció un gobierno provincial, del que posteriormente se convirtió en jefe.

Mientras tanto, sus rebeldes habían rodeado a los españoles en Manila y, con el apoyo del escuadrón de Dewey en la bahía de Manila, seguramente habrían conquistado a los españoles. Dewey, sin embargo, estaba esperando a las tropas terrestres estadounidenses, que comenzaron a desembarcar en julio y se hicieron cargo de las posiciones filipinas que rodean Manila. El 8 de agosto, el comandante español informó a Estados Unidos que rendiría la ciudad bajo dos condiciones: Estados Unidos debía hacer que el avance hacia la capital pareciera una batalla, y bajo ninguna condición se permitiría a los rebeldes filipinos ingresar al territorio. ciudad. El 13 de agosto, se llevó a cabo el simulacro de Batalla de Manila, y los estadounidenses mantuvieron su promesa de mantener alejados a los filipinos después de que la ciudad pasara a sus manos.

Mientras los estadounidenses ocupaban Manila y planeaban negociaciones de paz con España, Aguinaldo convocó una asamblea revolucionaria, los Malolos, en septiembre. Redactaron una constitución democrática, la primera en Asia, y se formó un gobierno con Aguinaldo como presidente en enero de 1899. El 4 de febrero, comenzó lo que se conoció como la insurrección filipina cuando los rebeldes filipinos y las tropas estadounidenses se enfrentaron dentro de las líneas estadounidenses en Manila. . Dos días después, el Senado de Estados Unidos votó por un voto para ratificar el Tratado de París con España. Filipinas era ahora un territorio estadounidense, adquirido a cambio de 20 millones de dólares en compensación a los españoles.

En respuesta, Aguinaldo lanzó formalmente una nueva revuelta, esta vez contra Estados Unidos. Los rebeldes, derrotados sistemáticamente en campo abierto, recurrieron a la guerra de guerrillas y el Congreso de los Estados Unidos autorizó el despliegue de 60.000 soldados para someterlos. A fines de 1899, había 65.000 soldados estadounidenses en Filipinas, pero la guerra se prolongó. Muchos antiimperialistas en los Estados Unidos, como el candidato presidencial demócrata William Jennings Bryan, se opusieron a la anexión estadounidense de Filipinas, pero en noviembre de 1900 el presidente republicano William McKinley fue reelegido y la guerra continuó.

El 23 de marzo de 1901, en una atrevida operación, el general estadounidense Frederick Funston y un grupo de oficiales, haciéndose pasar por prisioneros, sorprendieron a Aguinaldo en su bastión en el pueblo de Palanan en Luzón y capturaron al líder rebelde. Aguinaldo hizo un juramento de lealtad a los Estados Unidos y pidió el fin de la rebelión, pero muchos de sus seguidores siguieron luchando. Durante el año siguiente, las fuerzas estadounidenses pacificaron gradualmente Filipinas. En un episodio infame, las fuerzas estadounidenses en la isla de Samar tomaron represalias contra la masacre de una guarnición estadounidense matando a todos los hombres de la isla mayores de 10 años. Muchas mujeres y niños pequeños también fueron masacrados. El general Jacob Smith, quien dirigió las atrocidades, fue sometido a un consejo de guerra y obligado a retirarse por convertir a Samar, en sus palabras, en un "desierto aullante".

En 1902, un gobierno civil estadounidense asumió la administración de Filipinas y se declaró el fin de la insurrección filipina de tres años. Sin embargo, la resistencia dispersa persistió durante varios años.

Más de 4.000 estadounidenses perecieron reprimiendo las Filipinas, más de 10 veces el número de muertos en la Guerra Hispano-Estadounidense. Más de 20.000 insurgentes filipinos murieron y un número indeterminado de civiles pereció.

En 1935, la Commonwealth de Filipinas se estableció con la aprobación de Estados Unidos y Manuel Quezon fue elegido el primer presidente del país. El 4 de julio de 1946, los Estados Unidos concedieron la independencia total a la República de Filipinas.


¿Cómo obtuvo Filipinas su independencia?

Filipinas obtuvo la independencia el 4 de julio de 1946, debido a la firma del Tratado de Manila con los Estados Unidos, que se había anexado Filipinas como territorio en 1898. Si bien al principio Estados Unidos pretendía que Filipinas fuera una propiedad colonial, los conflictos en Filipinas hicieron que Estados Unidos se inclinara más hacia la independencia filipina.

La independencia de Filipinas se había buscado desde mediados del siglo XIX. Durante la guerra hispanoamericana de 1898, Emilio Aguinaldo dirigió una banda de rebeldes para derrocar a los gobernantes españoles. Aunque Aguinaldo declaró la independencia de Filipinas, la nación isleña fue anexada formalmente por Estados Unidos en el tratado de paz que puso fin a esa guerra.

Al principio, Estados Unidos quería mantener Filipinas como territorio colonial, pero los rebeldes filipinos se rebelaron, pasando de una guerra convencional a un conflicto de guerrillas en el que tenían la ventaja. En 1900, Estados Unidos estableció la "política de atracción", una campaña destinada a ganar corazones y mentes al permitirle a Filipinas un alto grado de autogobierno.

La Ley Jones de 1916 de Estados Unidos prometió una eventual independencia de Filipinas, y en 1935, la nación insular se convirtió en una mancomunidad independiente. Los ataques japoneses durante la Segunda Guerra Mundial interrumpieron el avance hacia la independencia, que finalmente se concedió después de la guerra. Incluso después de la independencia de Filipinas, Estados Unidos les extendió una relación especial, proporcionándoles una amplia asistencia militar y financiera al tiempo que mantenía múltiples bases militares en territorio filipino.


Por que el 12 de junio es el pináculo de la independencia de Filipinas

MANILA & ndash El día en que Filipinas obtuvo su independencia es el pináculo del patriotismo, y el 12 de junio tiene ese sentido simbólico de una nación filipina verdaderamente independiente.

Hace más de medio siglo, los filipinos conmemoraron la declaración de independencia de Filipinas el 4 de julio, que es el mismo día que el Día de la Independencia de Estados Unidos.

Sin embargo, recién en 1962 se declaró el 12 de junio como el día de la libertad del país mediante una proclama presidencial emitida por el presidente Diosdado Macapagal. Este cambio de fecha se consolidó aún más mediante la Ley de la República No. 4166 de 1964.

Macapagal dijo que el reconocimiento de la independencia de una nación no debería ser otorgado por ningún otro país sino por él mismo.

"Es correcto que lo que debamos celebrar no es el día en que otras naciones reconocieron nuestra independencia, sino el día en que declaramos nuestro deseo de ejercer nuestro derecho inherente e inalienable a la libertad y la independencia", dijo Macapagal en un discurso público de 1962. el día de la independencia.

Macapagal subrayó que el 12 de junio de 1898 es el "verdadero cumpleaños de una nación filipina independiente", pues fue en este día que el país mostró al mundo su determinación de considerarse "absuelto de la lealtad a la corona española".

Fue durante este tiempo que el presidente Emilio Aguinaldo proclamó la independencia de Filipinas del dominio colonial español en Cavite el Viejo (Kawit), Cavite.

Este evento también fue la primera vez que se realizó públicamente el Himno Nacional de Filipinas y la primera vez que se mostró la bandera de Filipinas.

Macapagal dijo que la proclamación de la independencia de Filipinas el 12 de junio de 1898 dio a la Asia colonial su primera nación libre y unida.

"Había habido otras revoluciones asiáticas antes. Pero la revolución que culminó el 12 de junio de 1898 fue la primera revolución nacional exitosa en Asia desde la llegada de Occidente, y la República a la que dio origen fue la primera República democrática fuera del Hemisferio occidental ", dijo.

Kalayaan 2020: Hacia una nación libre, unida y segura

La Comisión Histórica Nacional de Filipinas (NHCP), que lidera la celebración del Día de la Independencia a nivel nacional, calificó el tema del 122 aniversario como & ldquoKalayaan 2020: Tungo sa Bansang Malaya, Nagbabayanihan, en Ligtas & rdquo.

Mientras el país lucha contra la pandemia de coronavirus, la NHCP dijo que la celebración de este año se dedicaría a los líderes en esta crisis de salud.

"A través de sus sacrificios de tiempo, energía, experiencia e incluso sus propias vidas, se esfuerzan por mantener a nuestra nación segura", dijo el NHCP.

El NHCP instó a las personas a exhibir la bandera filipina en hogares, oficinas y otros edificios.

& ldquoEn el mismo Día de la Independencia, invitamos a todos a tomar fotografías mientras sostienen una bandera y un letrero que dice, & lsquoThank, front-lineers! & rsquo, & rdquo, decía.

& ldquoA través de estos simples actos, podemos celebrar la libertad incluso estando en casa. Como hemos dicho antes, esta pandemia no impedirá que los filipinos celebremos nuestra libertad, una libertad ganada y defendida por nuestros héroes del pasado y del presente ”, agregó. (PNA)


El 12 de junio de 1898, Emilio Aguinaldo declaró la independencia de los filipinos y el nacimiento de la República de Filipinas `` bajo la protección de la poderosa y humana Unión Norteamericana ''.

Este evento trascendental tuvo lugar en Cavite el Viejo (& # 8220Old Cavite & # 8221, ahora Kawit), provincia de Cavite. El almirante Dewey había sido invitado pero no asistió. La bandera nacional filipina se desplegó oficialmente por primera vez a las 4:20 p.m. La misma bandera fue desplegada, aunque no oficialmente, el 28 de mayo de 1898 en el Teatro Cavite o en Cavite Nuevo — ahora Cavite City — justo después de la batalla de Alapan, Imus, Cavite, y nuevamente tres días después sobre el cuartel español en Binakayan, Cavite, después de que los filipinos obtuvieran otra victoria.

Ambrosio Rianzares Bautista (IZQUIERDA), Consejero de Guerra y Delegado Especial, leyó solemnemente el Acta de la Proclamacion de la Independencia del Pueblo Filipino. La declaración fue firmada por 97 filipinos y un oficial de artillería estadounidense retirado, el coronel L.M. Johnson (DERECHA). Contrariamente a la creencia común, fue Bautista, y no Aguinaldo, quien ondeó la bandera filipina ante la multitud jubilosa.

Nació el 7 de diciembre de 1830 en Bián, provincia de Laguna. Se graduó de la Universidad de Santo Tomás con una licenciatura en derecho. Los campesinos y obreros lo conocían como 'Don Bosyong' que se valían de sus servicios legales gratuitos.

Cuando terminó la guerra entre Filipinas y Estados Unidos, Bautista fue nombrado juez del Tribunal de Primera Instancia de la provincia de Pangasinan. Murió de una caída fatal de un carruaje tirado por caballos el 4 de diciembre de 1903, a la edad de 73 años.

La proclamación del 12 de junio fue posteriormente modificada por otra proclama hecha en Malolos, Bulacan, ante la insistencia de Apolinario Mabini, consejero principal del general Aguinaldo, quien se opuso a la proclamación original, que esencialmente colocaba a Filipinas bajo la protección de los Estados Unidos.

Apolinario Mabini (IZQUIERDA), también conocido como & # 8220Sublime Paralytic & # 8221, fue un abogado, estadista, filósofo político y maestro que se desempeñó en el gabinete de Aguinaldo como Presidente del Consejo de Secretarios (Primer Ministro) y como Secretario de Relaciones Exteriores. Asuntos. Escribió la mayoría de los decretos de Aguinaldo para el pueblo filipino. Un documento importante que produjo fue el & # 8220Programa Constitucional de la Republica Filipina, & # 8221 una constitución propuesta para la República de Filipinas. Una introducción al borrador de esta constitución fue el & # 8220El Verdadero Decalogo& # 8221 escrito para despertar el espíritu patriótico de los filipinos.

Mabini nació el 23 de julio de 1864 en Talaga, Tanauan, provincia de Batangas. Estudió en el Colegio de San Juan de Letran donde recibió su Licenciatura en Artes y en el Universidad de Santo Tomás donde recibió su título de abogado en 1894.

A principios de 1896 contrajo una enfermedad que le provocó la parálisis de los miembros inferiores. Fue miembro de Jose Rizal & # 8217s La liga filipina y trabajó en secreto para la introducción de reformas en la administración del gobierno.

Cuando estalló la revolución el 30 de agosto de 1896, las autoridades españolas lo arrestaron. Su debilidad física, sin embargo, hizo creer a los españoles que se habían equivocado.

El 5 de julio de 1897 Mabini fue liberado de la prisión y enviado al Hospital San Juan de Dios.

En junio de 1898, mientras estaba de vacaciones en Los Baños, provincia de Laguna, Aguinaldo envió a buscarlo. También encabezó el congreso revolucionario y el gabinete de Aguinaldo hasta que fue reemplazado por Pedro Paterno el 7 de mayo de 1899.

La bandera de Filipinas fue cosida en Hong Kong por Marcela Marío Agoncillo, fue asistida por su hija de 7 años, Lorenza, y Delfina Rizal Herbosa Natividad. Los generales de las ocho provincias que se rebelaron contra España hicieron réplicas y copias de la bandera original.

Marcela Marío (DERECHA) nació en Taal, provincia de Batangas el 24 de junio de 1860. Alta y majestuosa, se dice que era la mujer más bonita de Batangas en sus años de juventud. Terminó su educación en el convento dominico de la Colegio de Santa catalina en el barrio amurallado de Intramuros, Manila. Aprendió español, música, artesanía femenina y gracia social. También fue una cantante destacada y ocasionalmente apareció en zarzuelas en Batangas. [zarzuelas son obras que alternan entre escenas habladas y cantadas].

Se casó con Felipe Agoncillo, un abogado filipino que se convirtió en el principal diplomático de la Primera República de Filipinas. Tuvieron cinco hijos, a saber: Lorenza, Gregoria, Eugenia, Marcela, Adela y Maria.

El 30 de mayo de 1946 falleció tranquilamente Marcela Agoncillo a los 86 años.

El Himno Nacional de Filipinas, entonces conocido como & # 8220Marcha Nacional Filipina& # 8220, fue tocada por la banda de San Francisco de Malabon durante la declaración de independencia. Fue compuesta por el profesor Julián Felipe (DERECHA) pero aún no tenía letra. La composición tenía similitudes con la española & # 8220Himno Nacional Español. & # 8221 Felipe admitió que intencionalmente puso en su composición algunas reminiscencias melódicas del Himno Nacional de España & # 8220 para preservar la memoria de España & # 8221.

Felipe nació en Cavite Nuevo (ahora ciudad de Cavite) el 28 de enero de 1861. Un dedicado profesor de música y compositor, fue designado por Emilio Aguinaldo como Director de la Banda Nacional de la Primera República de Filipinas.

Su composición fue adoptada como himno nacional filipino el 5 de septiembre de 1938.

Murió en Sampaloc, Manila, el 2 de octubre de 1944.

Para adaptarse a la música de & # 8220Marcha Nacional Filipina& # 8220, el profesor José Isaac Palma escribió un poema en español titulado & # 8220Filipinas& # 8221 que se publicó por primera vez en la edición del primer aniversario del periódico revolucionario & # 8220La Independencia& # 8221 el 3 de septiembre de 1899. Se convirtió en la letra del himno nacional.

Palma nació en Tondo, Manila el 3 de junio de 1876. Fue educado en la Ateneo Municipal de Manila. Se unió al Katipunan en 1896 como soldado ordinario, pero más tarde el general Antonio Luna, quien puso & # 8220La Independencia& # 8220, que se convirtió en el periódico oficial de la República, lo llevó a editar la sección tagalo.

Él escribió & # 8220Filipinas& # 8221 en la casa de Doña Romana G. vda de Favis en sitio Estacion (ahora Barangay Poblacion Oeste), Bautista, Provincia de Pangasinan (Bautista era el viejo barrio Nibaliw de Bayambang el 24 de junio de 1900, Nibaliw pasó a llamarse & # 8220Bautista & # 8221, en honor a San Juan de Bautista o Juan el Bautista, y se actualizó a un municipio separado).

Algunos miembros del & # 8220La Independencia& # 8221 personal (ARRIBA) fueron los primeros en cantar las palabras de este poema con la melodía de & # 8220Marcha. & # 8221 Entre ellos se encontraba Cecilio Apostol, otro genio literario de la época de José Palma y el brillante hermano de Rafael, quien más tarde se convertiría en el rector de la Universidad de Filipinas Fernando Ma. Guerrero, quien se convirtió en el editor de & # 8220La Opinión& # 8221 y & # 8220El Renacimiento& # 8220, Epifanio delos Santos, y Rosa Sevilla de Alvero (DERECHA), periodista, trabajadora social, educadora y defensora del sufragio femenino.

Palma murió en Manila, el 12 de febrero de 1903.

La primera traducción al inglés del poema de Palma & # 8217 fue escrita en la década de 1920 por Paz Márquez Benítez de la Universidad de Filipinas. La traducción más popular, llamada & # 8220Philippine Hymn & # 8221, fue escrita por el senador Camilo Osias y la estadounidense Mary A. Lane. El & # 8220Philippine Hymn & # 8221 fue legalizado por una ley del Congreso de Filipinas el 5 de septiembre de 1938. Las traducciones filipinas comenzaron a aparecer durante la década de 1940, siendo la más popular O Sintang Lupa (& # 8220O Beloved Land & # 8221) de Julian Cruz Balmaceda, Ildefonso Santos y Francisco Caballo. O Sintang Lupa fue aprobado como himno nacional en 1948. El 26 de mayo de 1956, durante el mandato del presidente Ramon Magsaysay, se revisaron las palabras en tagalo. Se hicieron revisiones menores en 1966, y es esta versión final la que está en uso hoy.


Durante más de 300 años, Filipinas fue una colonia española y lleva el nombre del rey Felipe II de España. En 1521, Fernando de Magallanes desembarcó en las islas Filipinas y las reclamó para España. Magallanes quería que todos los jefes locales se sometieran al dominio español, pero uno de ellos llamado Lapu Lapu se negó. Magellan intentó aplastar a Lapu Lapu, pero fracasó y fue asesinado.

Cuando Miguel López de Legazpi dirigió una expedición en 1565, los españoles finalmente se afianzaron en Filipinas. Construyeron la ciudad de Intramuros en 1571, que luego pasó a llamarse Manila, y se convirtió en la capital del país. Con el tiempo, el dominio español se hizo cargo y se estableció un sistema feudal, con grandes propiedades propiedad de los españoles y filipinos como trabajadores. Los años españoles trajeron prosperidad a Filipinas y su gobierno se mantuvo sin incidentes. Esto cambió cuando los británicos capturaron Manila en 1762. Según los términos del Tratado de París firmado en 1763, la ciudad fue devuelta en 1764.

El siglo 19

Los sentimientos de nacionalismo comenzaron a agitarse en el siglo XIX. Esta rebelión creció con la ayuda de José Rizal, autor que escribió dos novelas “El Filibusterismo” y “Noli Me Tangere” (No me toques). Estos libros causaron sensación y el nacionalismo se extendió como la pólvora por Filipinas. En 1892, José Rizal fundó un movimiento llamado Liga Filipina, que pedía reformas en lugar de revolución. Como resultado, Rizal fue arrestado y exiliado a Dapitan en Mindanao.

Paralelamente, Andrés Bonifacio formó una organización más extrema, llamada Katipunan. Una revolución comenzó en agosto de 1896, y José Rizal fue ejecutado el 30 de diciembre de 1896 con el pretexto de apoyar la revolución, aunque no lo hizo. Sin embargo, su ejecución simplemente enardeció la opinión filipina y la revolución creció.

Luego comenzó la guerra entre España y los EE. UU. En 1898. La flota española fue derrotada por los estadounidenses en la bahía de Manila el 30 de abril de 1898. Perdiendo la oportunidad, los revolucionarios filipinos rodearon Manila, y su líder Emilio Aguinaldo declaró a Filipinas como independiente en junio. 12. Sin embargo, el dominio estadounidense se hizo cargo cuando Aguinaldo fue capturado en 1902.

El siglo 20

Bajo el liderazgo de los estadounidenses, Filipinas se convirtió en un estado libre asociado y semiindependiente en 1935. La tasa de alfabetización también aumentó ya que muchos maestros estadounidenses fueron enviados a Filipinas. Estados Unidos prometió que Filipinas se volvería completamente independiente en 1945.

El 10 de diciembre de 1941, Japón invadió Filipinas y capturó Manila. Toda Filipinas estaba ahora en manos de los japoneses. En octubre de 1944, las tropas estadounidenses regresaron a Filipinas y recapturaron Manila. Filipinas se independizó el 4 de julio de 1946. Manuel Roxas fue el primer presidente de la nación recién independizada.


Las muchas declaraciones de Filipinas y el rsquo Día de la Independencia

Si vamos a preguntar por qué elegimos el 12 de junio de 1898 como el Día de la Independencia de Filipinas, también podríamos considerar las muchas declaraciones de independencia del país. Un hecho comúnmente pasado por alto sobre la historia de Filipinas es que hay muchos eventos en la historia de Filipinas en los que los filipinos o sus colonizadores declararon la independencia de Filipinas.

Sobre 12 de abril de 1895, Andrés Bonifacio proclamó la independencia de Filipinas dentro de la Cueva Pamitinan en Rodríguez, Rizal. En la pared de la cueva, Bonifacio escribió & ldquoViva la independencia Filipinas! & rdquo (¡Viva la independencia de Filipinas!) utilizando un trozo de carbón. Bonifacio, junto con siete camaradas del Katipunan que incluían a Emilio Jacinto, caminaron por la montaña y encontraron la cueva, que era un adecuado escondite y lugar de encuentro. Allí, iniciaron a nuevos miembros en el Katipunan, después de lo cual, Bonifacio escribió la declaración informal de independencia en la pared de la cueva y los rsquos.

En Agosto 1896Durante el Grito de Pugadlawin, Bonifacio y miembros del Katipunan también gritaron su proclamación de la independencia de Filipinas, que estaba simbolizada por el desgarro de las cédulas, acto que representó su emancipación del dominio colonial español.

Sobre 12 de junio de 1898, Emilio Aguinaldo proclamó la independencia de Filipinas en Kawit, Cavite. También fue el día en que se mostró y ondeó por primera vez la bandera filipina, y se escuchó por primera vez la Marcha Nacional Filipina, que se convirtió en la música del himno nacional de Filipinas. La proclamación de Aguinaldo & rsquos de la independencia de Filipinas se formalizó con el documento Acta de la Proclamation de la Independencia del Pueblo Filipino, que fue leído por su autor, Ambrosio Rianzares Bautista. El documento tiene 21 páginas y fue firmado por 98 filipinos.

Sobre 1 de agosto de 1898, La proclama de Aguinaldo fue ratificada por 190 cabecillas de 16 provincias del país, otorgándole legitimidad y poder.

Sobre 14 de octubre de 1943, Japón otorgó simbólicamente la independencia a Filipinas al establecer un nuevo gobierno encabezado por su presidente filipino, José P. Laurel. Los historiadores tildaron al gobierno de "gobierno títere" debido al estricto control que los japoneses ejercían sobre sus asuntos.


Hacia la independencia, 1907-1934

Si los debates sobre aranceles subrayaron la naturaleza frágil de la relación económica de Filipinas con el Washington oficial, también revelaron la naturaleza bastante confusa del estatus político de Filipinas, especialmente al principio: ¿Filipinas era extranjera, estadounidense o algo completamente diferente? Sin embargo, lo que quedó claro después de la reforma arancelaria fue que el futuro económico de Filipinas estaba íntimamente ligado en casi todos los aspectos a su condición de insular. Los problemas eran dos caras de la misma moneda.

A diferencia del Partido Republicano, que veía enormes posibilidades económicas en Filipinas, pero creía que el territorio debía ser cuidadosamente instruido en el autogobierno, el Partido Demócrata había estado registrado desde 1900 como firmemente en contra de la adquisición de Filipinas. Según el historiador H. W. Brands, los demócratas creían que conservar Filipinas como territorio "contradecía los ideales estadounidenses e impedía el desarrollo natural de la sociedad filipina". Ahora en el poder, los demócratas tuvieron la oportunidad de vincularse con los nacionalistas filipinos en una asociación incómoda para dar a Filipinas una mayor autonomía, si no una independencia total. 119

El proyecto de ley de Quezon, que llegó a ser conocido como el proyecto de ley Jones, salió del comité de Jones, pero rápidamente encontró un obstáculo en la forma de Woodrow Wilson, entonces el candidato demócrata a la presidencia, quien aconsejó a los líderes del partido que se sentaran en el asunto. 121

Mientras Wilson se acercaba silenciosamente al tema después de ganar la presidencia, Quezon reformuló su propuesta en algo más gradual. El quid de su nuevo plan cambiaría la comisión filipina respaldada por Estados Unidos por un senado territorial elegido por el pueblo, dando al pueblo filipino más control sobre su gobierno, pero probablemente retrasando la independencia hasta al menos la década de 1930. 122

Durante el debate de la Cámara sobre el proyecto de ley en el otoño de 1914, el Comisionado Residente enmarcó la lucha en Filipinas de manera muy similar al pasado de Estados Unidos: "Recuerden cómo se sintieron sus antepasados ​​cuando eran como nosotros ahora luchando por la libertad", preguntó Quezon. 125 El proyecto de ley fue aprobado, pero murió en el Senado cuando un pequeño grupo de senadores amenazó con obstruir la cláusula de gobierno "estable" del preámbulo. 126

A pesar del revés, Quezon había sentado una base sólida después de años de trabajo sobre el tema, y ​​cuando se inauguró el 64 ° Congreso (1915-1917), el proyecto de ley del gobierno filipino fue la primera ley que se presentó en la Cámara el primer día de la nuevo Congreso (HR 1). En dos semanas, Quezon testificó ante el Comité del Senado por Filipinas y señaló que su apoyo al proyecto de ley era una gran apuesta política. "Como un hombre práctico que toma lo que puede obtener que es bueno", dijo, "ahora estoy 'parado' en este proyecto de ley". El comité del Senado lo informó favorablemente e instó al Congreso a actuar con rapidez. 127

Quezón estaba atascado. La enmienda Clarke liberaría a Filipinas casi de inmediato, pero un cronograma tan truncado podría generar disturbios económicos y sociales a gran escala. Al apoyarlo, Quezon arriesgó el futuro de Filipinas. Pero si se opone a la enmienda y el proyecto de ley muere, todo su trabajo sería en vano. Al final, Quezon lo apoyó, y el presidente Jones, a regañadientes, llevó la enmienda de Clarke al Pleno de la Cámara. En una sesión maratónica el 1 de mayo de 1916, Quezon y Jones instaron a los demócratas de la Cámara a votar por la nueva versión. 129

A pesar de la presión anterior de los líderes del partido, varios demócratas rompieron filas y apoyaron a los republicanos para rechazar la enmienda de Clarke. Al ver una oportunidad, Jones presentó su borrador anterior que contenía la cláusula de gobierno "estable", y la Cámara la adoptó rápidamente. 130 Después de un verano de incertidumbre y demora en el que Quezon instó al presidente a apoyar el vago preámbulo, el Senado abandonó la enmienda de Clarke y aprobó el proyecto de ley Jones a mediados de agosto. Con Quezon mirando, Wilson lo promulgó el 29 de agosto de 1916. 131

Aunque la Ley Jones fue un punto de inflexión importante, los sucesores de Quezon en la Cámara continuaron lidiando con los mismos problemas de comercio y estatus insular. La independencia siguió siendo una fuerza impulsora en Manila, pero en Washington, los comisionados residentes filipinos tuvieron que navegar entre administraciones republicanas y demócratas que se enfrentaron a diferentes lados del debate sobre la independencia. A menudo, los Comisionados Residentes tuvieron que luchar para proteger los logros en autonomía que las islas habían ganado a lo largo de los años.

En los últimos días de la administración de Wilson, por ejemplo, el comisionado residente Jaime de Veyra y otros activistas independentistas trabajaron para acelerar el proceso de independencia antes de que el presidente electo republicano Warren G. Harding asumiera el cargo. Como ex presidente del Comité del Senado por Filipinas, Harding, como muchos republicanos, creía que Estados Unidos debería retener las islas indefinidamente. 132

En diciembre de 1920, Wilson parecía dispuesto a avanzar hacia la independencia de Filipinas y le dijo al Congreso que el territorio había "logrado mantener un gobierno estable" y, por lo tanto, era elegible para su libertad. 133 Pero era demasiado poco, demasiado tarde y el Congreso en su mayoría ignoró al presidente saliente. 134

Después de asumir el cargo al año siguiente, Harding se reunió con los comisionados residentes filipinos Isauro Gabaldon y de Veyra, pero se negó a comprometerse de una forma u otra con la independencia. Al igual que Taft y McKinley antes que él, Harding envió una misión de investigación para evaluar la "aptitud" de Filipinas para el autogobierno. Dirigido por el general Leonard Wood y el ex gobernador general W. Cameron Forbes, ambos opositores a la independencia, Harding aseguró a los comisionados residentes que no tomaría ninguna decisión política hasta que la comisión presentara su informe. 135

En su informe, la misión no solo se opuso a la independencia de Filipinas, sino que pidió al Congreso que fortaleciera la presencia de Estados Unidos en Manila ampliando los poderes del gobernador general. 137 Gabaldon y de Veyra protestaron públicamente por el informe, y Gabaldon lo calificó de poco más que "un intento inteligente, pero indigno de cambiar el tema de un gobierno estable a una multitud de otras condiciones no requeridas por el Congreso". 138

Sin embargo, el presidente Harding respaldó el informe y nombró al general Wood para reafirmar los poderes del gobernador general sobre las islas. Confirmado en octubre de 1921, Wood mantuvo relaciones cordiales con los filipinos, pero pronto se enfrentó a políticos insulares mientras navegaba por los bajíos de una batalla política campal entre Manuel Quezon, presidente del senado filipino, y el presidente de la asamblea filipina Sergio Osmeña. Para muchos en la ciudad capital de Manila, la decisión de Harding de nombrar a Wood parecía violar la intención de la Ley Jones que otorgaba a la legislatura territorial más control sobre los asuntos diarios de Filipinas. Mientras Wood intentaba consolidar el poder, la división entre funcionarios filipinos y estadounidenses solo se amplió. 139

La lucha por el poder en Manila —lo que se denominó la Crisis del Gabinete— casi puso la independencia en la agenda legislativa del 68º Congreso (1923-1925). Después de que una misión de independencia filipina se reuniera con varios funcionarios de la administración y miembros del Congreso para protestar por las reformas de Wood, se presentaron seis proyectos de ley que daban pasos hacia la independencia entre diciembre de 1923 y marzo de 1924.140 Pero las propuestas lucharon por ganar terreno. Lawmakers, backed by a negative propaganda campaign designed to curb Philippine autonomy and led largely by U.S. business interests, remained committed to maintaining American control over the islands. 141


History of 1898 Philippine Independence Declaration

During the Spanish-American War, Filipino rebels led by Emilio Aguinaldo proclaimed the independence of the Philippines after 300 years of Spanish rule. By mid-August, Filipino rebels and U.S. troops had ousted the Spanish, but Aguinaldo’s hopes for independence were dashed when the United States formally annexed the Philippines as part of its peace treaty with Spain.

The Philippines, a large island archipelago, situated off Southeast Asia, was colonized by the Spanish in the latter part of the 16th century. Opposition to Spanish rule began among Filipino priests, who resented Spanish domination of the Roman Catholic churches in the islands. In the late 19th century, Filipino intellectuals and the middle class began calling for independence. In 1892, the Katipunan, a secret revolutionary society, was formed in Manila, the Philippine capital on the island of Luzon. Membership grew dramatically, and in August 1896 the Spanish uncovered the Katipunan’s plans for rebellion, forcing premature action from the rebels. Revolts broke out across Luzon, and in March 1897, 28-year-old Emilio Aguinaldo became leader of the rebellion.

By late 1897, the revolutionaries had been driven into the hills southeast of Manila, and Aguinaldo negotiated an agreement with the Spanish. In exchange for financial compensation and a promise of reform in the Philippines, Aguinaldo and his generals would accept exile in Hong Kong. The rebel leaders departed, and the Philippine Revolution temporarily was at an end.


Philippine independence declared - HISTORY

In the town of Cavite-Viejo, Province of Cavite, this 12th day of June 1898:

BEFORE ME , Ambrosio Rianzares Bautista, War Counsellor and Special Delegate designated to proclaim and solemnize this Declaration of Independence by the Dictatorial Government of the Philippines, pursuant to, and by virtue of, a Decree issued by the Engregious Dictator Don Emilio Aguinaldo y Famy,

The undersigned assemblage of military chiefs and others of the army who could not attend, as well as the representatives of the various towns,

Taking into account the fact that the people of this country are already tired of bearing the ominous joke of Spanish domination,

Because of arbitrary arrests and abuses of the Civil Guards who cause deaths in connivance with and even under the express orders of their superior officers who at times would order the shooting of those placed under arrest under the pretext that they attempted to escape in violation of known Rules and Regulations, which abuses were left unpunished, and because of unjust deportations of illustrious Filipinos, especially those decreed by General Blanco at the instigation of the Archbishop and friars interested in keeping them in ignorance for egoistic and selfish ends, which deportations were carried out through processes more execrable than those of the Inquisition which every civilized nation repudiates as a trial without hearing.

Had resolved to start a revolution in August 1896 in order to regain the independence and sovereignty of which the people had been deprived by Spain through Governor Miguel Lopez de Legazpi who, continuing the course followed by his predecessor Ferdinand Magellan who landed on the shores of Cebu and occupied said Island by means of a Pact of Friendship with Chief Tupas, although he was killed in the battle that took place in said shores to which battle he was provoked by Chief Kalipulako ** of Mactan who suspected his evil designs, landed on the Island of Bohol by entering also into a Blood Compact with its Chief Sikatuna, with the purpose of later taking by force the Island of Cebu, and because his successor Tupas did not allow him to occupy it, he went to Manila, the capital, winning likewise the friendship of its Chiefs Soliman and Lakandula, later taking possession of the city and the whole Archipelago in the name of Spain by virtue of an order of King Philip II, and with these historical precedents and because in international law the prescription established by law to legalize the vicious acquisition of private property is not recognized, the legitimacy of such revolution can not be put in doubt which was calmed but not complete stifled by the pacification proposed by Don Pedro A. Paterno with Don Emilio Aguinaldo as President of the Republic established in Biak-na-Bato and accepted by Governor-General Don Fernando Primo De Rivera under terms, both written and oral, among them being a general amnesty for all deported and convicted persons that by reason of the non-fulfillment of some of the terms, after the destruction of the plaza of Cavite, Don Emilio Aguinaldo returned in order to initiate a new revolution and no sooner had he given the order to rise on the 31st of last month when several towns anticipating the revolution, rose in revolt on the 28th , such that a Spanish contingent of 178 men, between Imus Cavite-Viejo, under the command of major of the Marine Infantry capitulated , the revolutionary movement spreading like wild fire to other towns of Cavite and the other provinces of Bataan, Pampanga, Batangas, Bulacan, Laguna, and Morong, some of them with seaports and such was the success of the victory of our arms, truly marvelous and without equal in the history of colonial revolutions that in the first mentioned province only the Detachments in Naic and Indang remained to surrender in the second all Detachments had been wiped out in the third the resistance of the Spanish forces was localized in the town of San Fernando where the greater part of them are concentrated, the remainder in Macabebe, Sexmoan, and Guagua in the fourth, in the town of Lipa in the fifth, in the capital and in Calumpit and in last two remaining provinces, only in there respective capitals, and the city of Manila will soon be besieged by our forces as well as the provinces of Nueva Ecija, Tarlac, Pangasinan, La Union, Zambales, and some others in the Visayas where the revolution at the time of the pacification and others even before, so that the independence of our country and the revindication of our sovereignty is assured.

And having as witness to the rectitude of our intentions the Supreme Judge of the Universe, and under the protection of our Powerful and Humanitarian Nation, The United States of America, we do hereby proclaim and declare solemnly in the name by authority of the people of these Philippine Islands,

That they are and have the right to be free and independent that they have ceased to have allegiance to the Crown of Spain that all political ties between them are should be completely severed and annulled and that, like other free and independent States, they enjoy the full power to make War and Peace, conclude commercial treaties, enter into alliances, regulate commerce, and do all other acts and things which and Independent State Has right to do,

And imbued with firm confidence in Divine Providence, we hereby mutually bind ourselves to support this Declaration with our lives, our fortunes, and with our sacred possession, our Honor.

We recognize, approve, and ratify, with all the orders emanating from the same, the Dictatorship established by Don Emilio Aguinaldo whom we reverse as the Supreme Head of this Nation, which today begins to have a life of its own, in the conviction that he has been the instrument chosen by God, inspite of his humble origin, to effectuate the redemption of this unfortunate country as foretold by Dr. Don Jose Rizal in his magnificent verses which he composed in his prison cell prior to his execution, liberating it from the Yoke of Spanish domination,

And in punishment for the impunity with which the Government sanctioned the commission of abuses by its officials, and for the unjust execution of Rizal and others who were sacrified in order to please the insatiable friars in their hydropical thirst for vengeance against and extermination of all those who oppose their Machiavellian ends, trampling upon the Penal Code of these Islands, and of those suspected persons arrested by the Chiefs of Detachments at the instigation of the friars, without any form nor semblance of trial and without any spiritual aid of our sacred Religion and likewise, and for the same ends, eminent Filipino priest, Doctor Don Jose Burgos, Don Mariano Gomez, and Don Jacinto Zamora were hanged whose innocent blood was shed due to the intrigues of these so-called Religious corporations which made the authorities to believe that the military uprising at the fort of San Felipe in Cavite on the night of January 21, 1872 was instigated by those Filipino martyrs, thereby impeding the execution of the decree- sentence issued by the Council of State in the appeal in the administrative case interposed by the secular clergy against the Royal Orders that directed that the parishes under them within the jurisdiction of this Bishopric be turned over to the Recollects in exchange for those controlled by them in Mindanao which were to be transferred to the Jesuits, thus revoking them completely and ordering the return of those parishes, all of which proceedings are on file with the Ministry of Foreign Affairs to which they are sent last month of the year of the issuance of the proper Royal Degree which, in turn, caused the grow of the tree of the liberty in our dear land that grow more and more through the iniquitous measures of oppressions, until the last drop of our chalice of suffering having been drained, the first spark of revolution broke out in Caloocan, spread out to Santa Mesa and continued its course to the adjoining regions of the province were the unequalled heroism of its inhabitants fought a one sided battle against superior forces of General Blanco and General Polavieja for a period of 3 months, without proper arms nor ammunitions, except bolos, pointed bamboos, and arrows.

Moreover, we confer upon our famous Dictator Don Emilio Aguinaldo all the powers necessary to enable him to discharge the duties of Government, including the prerogatives of granting pardon and amnesty,

And lastly, it was results unanimously that this Nation, already free and independent as of this day, must used the same flag which up to now is being used, whose designed and colored are found described in the attached drawing, the white triangle signifying the distinctive emblem of the famous Society of the "Katipunan" which by means of its blood compact inspired the masses to rise in revolution the tree stars, signifying the three principal Islands of these Archipelago - Luzon, Mindanao, and Panay where the revolutionary movement started the sun representing the gigantic step made by the son of the country along the path of Progress and Civilization the eight rays, signifying the eight provinces - Manila, Cavite, Bulacan, Pampanga, Nueva Ecija, Bataan, Laguna, and Batangas - which declares themselves in a state of war as soon as the first revolt was initiated and the colors of Blue, Red, and White, commemorating the flag of the United States of America, as a manifestation of our profound gratitude towards this Great Nation for its disinterested protection which it lent us and continues lending us.

And holding up this flag of ours, I present it to the gentlemen here assembled:


Don Segundo Arellano
Don Tiburcio del Rosario
Sergio Matias
Don Agapito Zialcita
Don Flaviano Alonzo
Don Mariano Legazpi
Don Jose Turiano Santiago y Acosta
Don Aurelio Tolentino
Don Felix Ferrer
Don Felipe Buencamino
Don Fernando Canon Faustino
Don Anastacio Pinzun
Don Timoteo Bernabe
Don Flaviano Rodriguez
Don Gavino (?) Masancay
Don Narciso Mayuga
Don Gregorio Villa
Don Luis Perez Tagle
Don Canuto Celestino
Don Marcos Jocson
Don Martin de los Reyes
Don Ciriaco Bausa
Don Manuel Santos
Don Mariano Toribio
Don Gabriel de los Reyes
Don Hugo Lim
Don Emiliano Lim
Don Faustino Tinorio(?)
Don Rosendo Simon
Don Leon Tanjanque(?)
Don Gregorio Bonifacio
Don Manuel Salafranca
Don Simon Villareal
Don Calixto Lara
Don Buenaventura Toribio
Don Gabriel Reyes
Don Hugo Lim
Don Emiliano Lim
Don Fausto Tinorio(?)
Don Rosendo Simon
Don Leon Tanjanque(?)
Don Gregorio Bonifacio
Don Manuel Salafranca
Don Simon Villareal
Don Calixto Lara
Don Buenaventura Toribio
Don Zacarias Fajardo
Don Florencio Manalo

Don Ramon Gana
Don Marcelino Gomez
Don Valentin Politan
Don Felix Politan
Don Evaristo Dimalanta
Don Gregorio Alvarez
Don Sabas de Guzman
Don Esteban Francisco
Don Guido Yaptinchay
Don Mariano Rianzares Bautista
Don Francisco Arambulo
Don Antonio Gonzales
Don Juan Antonio Gonzales
Don Juan Arevalo
Don Ramon Delfino
Don Honorio Tiongco
Don Francisco del Rosario
Don Epifanio Saguil
Don Ladislao Afable Jose
Don Sixto Roldan
Don Luis de Lara
Don Marcelo Basa
Don Jose Medina
Don Efipanio Crisia(?)
Don Pastor Lopez de Leon
Don Mariano de los Santos
Don Santiago Garcia
Don Andres Tria Tirona
Don Estanislao Tria Tirona
Don Daniel Tria Tirona
Don Andres Tria Tirona
Don Carlos Tria Tirona
Don Sulpicio P. Antony
Don Epitacio Asuncion
Don Catalino Ramon
Don Juan Bordador
Don Jose del Rosario
Don Proceso Pulido
Don Jose Maria del Rosario
Don Ramon Magcamco(?)
Don Antonio Calingo
Don Pedro Mendiola
Don Estanislao Galinco
Don Numeriano Castillo
Don Federico Tomacruz
Don Teodoro Yatco
Don Ladislao Diwa(?).

Who solemnly swear to recognize and defend it unto the last drop of their blood.

In witness thereof, I certify that this Act of Declaration of Independence was signed by me and by all those here assembled including the only stranger who attended those proceedings, a citizen of the U.S.A., Mr. L.M. Johnson, a Colonel of Artillery.

Ambrosio Rianzares Bautista
War Counsellor and Special Delegate-Designate

Source: Centennial Publication. National Historical Insitute
See: The Proclamation of Philippine Independence


July 4th- Is the Philippines Truly Independent?

When learning about Filipino history, one would find that there are two dates declaring Philippine Independence Day. The first and most recognized by almost all Filipinos around the globe, is June 12th, 1898 declared during the Philippine Revolution and people’s victory against colonial Spain after more than 300 years of oppression. The second, is July 4th, 1946, when the United States of America declared the Philippines independent after almost 50 years of US occupation following the Philippine- American war of 1898. Now that 115 years have past since the initial declaration, Filipinos in the Philippines and in the diaspora revisit the question, is the Philippines is truly independent?

During the numerous celebrations around Philippine Independence Day on June 12th, 2013 members of BAYAN USA investigated this question and conducted on the street interviews asking Filipinos in the United States, what “independence” means to them and if they thought the Philippines was truly independent?

Jose Montemayor, a student at San Francisco City College replied:

Independence means being totally self sufficient and not having to rely on anyone else. Do I think the Philippines is Independent? No I don’t think so, they’re certainly dependent on the United States for a lot of things. Until the Philippines can free itself from foreign dependence I don’t think it’ll ever be self sufficient.

Pyxie Castillo, a community leader added, “It is much too reliant on the US at the moment and I think this is because of the long standing US colonial history.”

The US colonial impact upon Philippine society as a whole can be seen through various structures such as those mentioned by Theresa Jaranilla an educator in Southern California:

The Philippines is not yet truly independent, looking at the influence of other countries especially the US, they still have control over the Philippines politically, economically, culturally, and the people still don’t have what they need, their basic rights are denied and their basic needs are still not fulfilled.

Why would the United States be interested in the Philippines historically and at the present? The Philippines is one of the most strategic military locations to acquire in order to pose any threat to the Asia Pacific region. After waging war with the indigenous peoples across the Americas during America’s Expansion, the US sought lands beyond the sea leaving the Philippines one of the first targets for colonization. At present, the Aquino government in accordance with the US military and economic pivot to the Asia Pacific, announced the reopening of Subic Bay Base and Clark Airfield Base, formerly closed US Bases, allowing for additional US troops to occupy areas in the Philippines. The current conflict between China and the Philippines also provides the United States with a “legitimate” excuse to increase their military presence in the Philippines.

At sa military, alam natin, napakaraming americano sundalo sa pilipinas, at sisimula na sa pagpapadala ng mga drones, at iba pang malaking weaponry sa pilipinas para tulongin na ibagsak yung movement ng mga pilipino para ipaglaban ang kanilang soberano.

And the Military, we know there are so many am soldiers in the Philippines and now they are sending drones and other big weaponry to try to bring down the movement of the filipinos to fight for their sovereignty.

The majority of Filipinos interviewed shared the opinion that the Philippines has yet to be a truly independent nation because of the major influence and control of the US upon the Philippines. Therefore, BAYAN USA members also asked Filipinos, what does it take for the Philippines to become Independent? What is the National Democratic movement all about?

Johnny Rodriguez from Long Beach, CA:

The National Democratic Movement is fighting for their own autonomy, so the Filipino people can make their own lives, their own national industry that will actually benefit the Filipino people, as oppose to the current system that is setup to benefit other countries, like the United States.

Jay Jimenez of the Filipino Migrant Center adds:

It is fighting for a more just and free Philippines and a government that is more supportive in addressing the needs of the people, respecting the land and culture of the indigenous, and upholding the rights and welfare of the Filipino people, not just there but also here in the US, for the OFW (Overseas Filipino Workers) who struggle everyday just to make a living.

With unemployment reaching more than 12.1 million people last year, Filipinos have no other choice but to migrate. More than 4,500 Filipinos leave the country daily to work and live abroad, “just to make a living” as Jay mentioned, while being separated from their families only to experience racism, discrimination, low-wages, and exploitation.

Philippine Independence Day is a day to celebrate the revolutionary history of the Philippines and the Filipino people. It is also a reminder to continue the fight put forth by our ancestors for National Democracy and struggle for genuine Philippine Independence. If the Philippines became independent from US imperialism, bureaucratic capitalism and feudalism, and instead invested in national industrialization and infrastructure in addition to land reform that eliminated foreign control, and the government reflected the masses of the people, only then will the Philippines truly be independent.


Ver el vídeo: El genocidio yankee en Filipinas 1901 1913 (Noviembre 2021).