Información

La leyenda persistente del fantasma de Abraham Lincoln


Abraham Lincoln, el decimosexto presidente de los Estados Unidos (1861-1865), es recordado por su papel vital como líder en la preservación de la Unión durante la Guerra Civil y el inicio del proceso que condujo al fin de la esclavitud en los Estados Unidos. Es recordado por su carácter, sus discursos y cartas y como un hombre de origen humilde cuya determinación y perseverancia lo llevaron al cargo más alto de la nación.

También es recordado por su prematura muerte y su supuesta vida después de la muerte en la Casa Blanca.

Durante años, presidentes, primeras damas, invitados y miembros del personal de la Casa Blanca han afirmado haber visto a Lincoln o sentido su presencia. El porte melancólico del propio Lincoln, y varios ejemplos de presciencia inquietante de su parte, solo se suman a las leyendas del fantasma del Gran Emancipador.

Abraham Lincoln ve su propia muerte

En el momento de su reelección en 1864, las líneas profundas marcaban el rostro de Lincoln y los círculos negros marcaban sus ojos. Durante sus cinco años como comandante en jefe, había dormido poco y no había tomado vacaciones. Puede que haya más en su tristeza de lo que incluso él admitiría: Lincoln soñaba con su propia muerte.

Ward Hill Lamon, un amigo cercano del presidente, escribió lo que Lincoln le dijo una noche a principios de 1865: "Hace unos diez días me retiré muy tarde ...", le dijo el presidente a Lamon. “Pronto comencé a soñar. Parecía haber una quietud mortal a mi alrededor. Luego escuché sollozos apagados, como si varias personas lloraran. Pensé que había dejado mi cama y bajé las escaleras ... Llegué al East Room. Ante mí había un catafalco, sobre el que descansaba un cadáver envuelto en vestimentas funerarias. A su alrededor había soldados apostados que actuaban como guardias; y había una multitud de personas, algunas mirando con tristeza el cadáver, cuyo rostro se cubría, otras llorando lastimeramente. "¿Quién ha muerto en la Casa Blanca?", Le pregunté a uno de los soldados. "El presidente", fue su respuesta. 'Fue asesinado por un asesino' ".

No fue la primera vez que Lincoln “vio” su propia muerte. Poco después de su elección en 1860, había visto una imagen doble de su rostro reflejada en un espejo en su casa de Springfield, Illinois. Uno era su rostro "real", el otro una pálida imitación. La supersticiosa esposa de Lincoln, Mary Todd Lincoln, no vio las imágenes en el espejo, pero estaba profundamente preocupada por el relato de su esposo sobre el incidente. Ella profetizó que la imagen más nítida indicaba que cumpliría su primer mandato. La imagen tenue y fantasmal era una señal, dijo, de que sería nombrado para un segundo mandato, pero que no viviría para completarlo.

El 14 de abril de 1865, el presidente Lincoln recibió un disparo de un simpatizante sureño, John Wilkes Booth, en la nuca mientras miraba Nuestro primo americano en el Teatro Ford. Murió a las 7:22 de la mañana siguiente, el 15 de abril de 1865.

LEER MÁS: Lo que Abraham Lincoln llevaba en los bolsillos la noche en que lo mataron

La tragedia atormenta la vida de Lincoln

Es cierto que la tragedia acechaba a Lincoln mucho antes de su primer mandato presidencial. Su amada madre, Nancy Hanks Lincoln, murió cuando su hijo tenía nueve años. Cuando el primer amor de Lincoln, Ann Rutledge, murió de fiebre tifoidea, cayó en una melancolía que pudo haberlo llevado a su colapso emocional unos años más tarde.

En 1842, a la edad de treinta y tres años, Lincoln se casó con Mary Todd, pero la unión no fue particularmente feliz. María tenía un temperamento voluble y una fuerte creencia en lo sobrenatural. Fue su influencia lo que llevó a su marido a interesarse por el espiritismo, aunque él siempre lo consideró con cierto escepticismo.

Los Lincoln tuvieron cuatro hijos, pero solo Robert Todd vivió hasta la edad adulta. Edward murió a los cuatro años y el joven Willie sucumbió a la fiebre durante el primer mandato de su padre como presidente. Tad murió a los 18 años, tras la muerte de su padre. Lincoln quedó destrozado por la muerte de Willie y a menudo visitaba la cripta donde estaba enterrado el niño. Se sentaba durante horas, llorando copiosamente. A instancias de la Sra. Lincoln, se llevaron a cabo sesiones de espiritismo en la Casa Blanca con la esperanza de comunicarse con sus hijos muertos. Los resultados de estas sesiones no fueron del todo satisfactorios y se cree que Lincoln asistió solo a dos de ellas.

LEER MÁS: Mary Todd Lincoln se convirtió en el hazmerreír después del asesinato de su esposo

Avistamientos del fantasma de Lincoln en la Casa Blanca

Liz Carpenter, secretaria de prensa de Lady Bird Johnson, le dijo al autor John Alexander que la Sra. Johnson creía haber sentido la presencia de Lincoln una noche de primavera mientras veía un programa de televisión sobre su muerte. Se fijó en una placa que nunca antes había visto colgando sobre la chimenea. Mencionó la importancia de Lincoln en esa habitación de alguna manera. La Sra. Johnson admitió haber sentido una extraña frialdad y una decidida sensación de malestar.

Otros han sentido esta inquietante aprensión. Grace Coolidge, esposa de Calvin Coolidge, el trigésimo presidente, fue la primera persona que informó haber visto el fantasma de Abraham Lincoln. Ella dijo que él estaba de pie en una ventana de la Oficina Oval, con las manos cruzadas detrás de su espalda, mirando hacia el Potomac, tal vez todavía viendo los campos de batalla sangrientos más allá.

El fantasma de Lincoln se vio con frecuencia durante la administración de Franklin D. Roosevelt, cuando el país atravesó una depresión devastadora y luego una guerra mundial. Cuando la reina Guillermina de los Países Bajos fue invitada a la Casa Blanca durante ese período, una noche la despertó un golpe en la puerta de su dormitorio.

Pensando que podría ser un mensaje importante, se levantó y abrió la puerta. La figura con sombrero de copa del presidente Lincoln estaba en el pasillo. La reina se desmayó. Cuando volvió en sí, estaba tendida en el suelo. La aparición se había desvanecido. Eleanor Roosevelt usó el dormitorio de Lincoln como su estudio. Aunque negó haber visto el fantasma del expresidente, admitió sentir su presencia cada vez que trabajaba hasta altas horas de la noche. Ella pensó que estaba parado detrás de ella, mirando por encima de su hombro.

Las historias de un presidente Lincoln fantasmal deambulando por los pasillos y habitaciones de la Casa Blanca persisten, pero no son reconocidas oficialmente. El desgarbado abogado de la pradera con el sombrero de copa negro y la cara larga y triste era el tipo de hombre alrededor del cual las leyendas se juntan naturalmente. Si uno creyera en fantasmas, tendría que creer que el espíritu benevolente de Abraham Lincoln, uno de nuestros más grandes presidentes, todavía vela por la nación por la que luchó tan valientemente por preservar.

LEER MÁS: Fantasmas de la Casa Blanca

Extraído de América embrujada por Michael Norman y Beth Scott. Aparece aquí por cortesía de Tor Books.


El origen de la historia de fantasmas de Abraham Lincoln

Retrato de Jeremiah "Jerry" Smith por el "fotógrafo de la corte de la Casa Blanca" Frances B. Johnston en 1889.

En lo que respecta a los espíritus de la Casa Blanca, el fantasma de Abraham Lincoln es el más famoso de todos. La leyenda del fantasma de Lincoln puede haber emanado de historias que Jeremiah "Jerry" Smith contaba para los periodistas. Smith comenzó a trabajar en la Casa Blanca durante la administración de Ulysses S. Grant a fines de la década de 1860 como lacayo, y también se desempeñó como mayordomo, cocinero, portero y "plumero oficial" hasta su jubilación aproximadamente 35 años después. A menudo se encontraba en la entrada norte con su distintivo plumero. Los periodistas lo apodaron el "Caballero del plumero", como se refleja en su pose formal en una fotografía icónica tomada por el fotógrafo Frances Benjamin Johnston en 1889. 1

Los reporteros —después de su muerte— reflexionaron sobre su vida y sus contribuciones y se hicieron eco en la impresión de la dignidad y presencia que Johnston había capturado en su hermoso retrato. Un obituario de 1904 de Los Angeles Times señaló: “No estaba favorecido por su puesto, porque era el basurero y el charman, pero su dignidad y su cortesía lo convertían en el sirviente más conspicuo y querido del lugar. . . . No nació para vivir una vida en la oscuridad, porque con la escoba de polvo era tan digno en su porte como un rey en su trono. . . . Durante más de un cuarto de siglo ocupó su lugar, y la Casa Blanca cambió más por su desaparición que por los arquitectos que la remodelaron "2.

Un personaje popular, los reporteros siempre podían contar con Smith para una historia en un día de noticias lento. Algunas famosas leyendas de fantasmas de la Casa Blanca pueden haberse originado con él a fines de la década de 1880. Un periódico de Chicago comentó sobre Jerry Smith: “Él es un firme creyente en los fantasmas y sus accesorios, y tiene un fondo de historias sobre estas cosas extrañas que brindan un inmenso entretenimiento a quienes lo rodean. Pero hay una idea que ha crecido en el cerebro de Jerry y ahora es parte de ella, resistiendo los efectos o el ridículo, la risa, la discusión o la explicación. Cree firmemente que la Casa Blanca está obsesionada por los espíritus de todos los presidentes difuntos y, además, que su majestad satánica, el diablo, tiene su morada en el ático. No puede ser persuadido de la idea y, a intervalos, refuerza su posición al hablar de algún nuevo ruido extraño que ha escuchado o alguna evidencia adicional que ha obtenido ". 3


El Sur vio la elección de Abraham Lincoln en 1860 como un

Como una nota al margen anterior a las elecciones de 1860, el Sur básicamente dijo que si Lincoln gana, nos separamos. El Sur estaba muy disgustado con la elección de Abraham Lincoln como presidente de los Estados Unidos en 1860.

Lincoln Grant y la elección de 1864 Lincoln Home National Historic Site Servicio de Parques Nacionales de EE. UU.

El 6 de noviembre de 1860 los votantes acudieron a las urnas para emitir su voto para presidente de los Estados Unidos.

El sur vio la elección de abraham lincoln en 1860 como un. Sin embargo, en sí misma, la secesión fue un. Ni siquiera habían podido votar por él en las elecciones. La victoria de Abraham Lincoln en noviembre de 1860 como candidato republicano a la Casa Blanca cambió para siempre la relación entre el gobierno estadounidense y la institución de la esclavitud.

Douglas defendió esta ley como una forma de poner fin al debate en curso en el Congreso sobre si admitir estados como estados libres o estados esclavistas. ¿Por qué muchos en el sur vieron la elección de abraham lincoln en 1860 como un desastre? Siete estados del sur tomaron la acción preventiva de separarse de la Unión porque temían lo que haría Lincoln una vez que tomara juramento como presidente a pesar de no tener pruebas de que Lincoln intentaría acabar con la esclavitud en el sur.

Lincoln fue republicano y el primer presidente republicano. Estaban convencidos de que Lincoln iba a acabar con la esclavitud. Muchos estaban convencidos de que era un abolicionista que quería acabar con la esclavitud.

La elección presidencial de Abraham Lincolns, abogado de Dred Scott Illinois, en 1860 fue el resultado de la agitación de las naciones. El Sur llegó a esta conclusión. Fue la economía de la esclavitud y el control del sistema de esclavitud lo que fue una gran controversia en esta disputa.

No era que Lincoln fuera el primer candidato a la presidencia en postularse en una plataforma antiesclavista. Abraham Lincoln ganó las intensas elecciones, lo que enfureció a los dueños de esclavos del sur, quienes a su vez se separaron. Por lo tanto, el sur se fue un poco por la borda allí mismo, incluso con Lincoln indicando en su dirección que no iba a terminar con la esclavitud, sino a la restricción de su expansión.

El sur se negó a emitir un voto por él y, por lo tanto, ganó en gran parte con el apoyo del norte y el oeste. Muchos abolicionistas se mantuvieron firmes. La elección de Abraham Lincoln en 1860 fue un reflejo de que los estados del sur han perdido su influencia y poder.

La elección de un presidente hostil a sus intereses, que es como vieron a Lincoln y a los republicanos, los persuadió de dar el último paso de sucesión. Después de la elección de Lincoln, siete estados del sur se separaron y prepararon el escenario para la Guerra Civil estadounidense. Esto demuestra que a pesar de tener el control tanto del Senado como de la Cámara, el Sur vio su victoria como la gota que colmó el vaso para el seccionalismo.

En las elecciones de 1860, Abraham Lincoln obtuvo 1865908 votos populares, mientras que John C. Breckenridge obtuvo 848019 votos populares. Cuatro días después de las elecciones intermedias se marcará el 150 aniversario de las elecciones presidenciales de 1860, que vieron la segunda participación más alta de votantes en la historia de Estados Unidos con 812 votantes elegibles.

La elección de 1860 La causa inmediata de la secesión del Sur fue la elección de Abraham Lincoln con mayoría republicana en 1860. En 1860 se eligió a su candidato Abraham Lincoln. En su mayor parte, Lincoln era popular en el norte.

Lincoln le había robado muchos votos en el sur a Stephen Douglas. Antes de la Ordenanza de Secesión de las Carolinas del Sur, esta resolución de la Asamblea General puede ser la primera respuesta oficial de los estados a la victoria de Lincoln. Seleccione la mejor respuesta de las opciones proporcionadas.

8 ¿Por qué el Sur decidió abrir fuego contra Fort Sumter? Por Zach Klitzman. Los estados separados forman lo que se conoce como la Confederación y eligen a Jefferson Davis como su líder.

Lincoln fue elegido en noviembre y carolina del sur se marcha en diciembre y el resto del sur lo sigue en el intervalo de 4-6 meses. Poco tiempo después, los estados del sur más profundo también se separaron. El demócrata de Breckinridge Stephen A.

Lincoln era miembro de los demócratas. Douglas y el candidato de la Unión Constitucional John Bell. Lincoln ganó las elecciones con una victoria aplastante en el colegio electoral con 180 votos electorales.

La elección de Abraham Lincoln en noviembre de 1860 fue quizás la elección más significativa en la historia de Estados Unidos. Es bien sabido que la elección de Abraham Lincoln en 1860 condujo a la secesión y finalmente a la guerra. Cuando fue elegido en 1860, varios estados del sur se separaron inmediatamente, seguidos de varios más más tarde.

Debido a la exclusión de los estados del Sur del sistema optaron por la secesión, decisión que desembocó en la guerra. El senador de Illinois Stephen A. Elecciones presidenciales de las elecciones estadounidenses de 1860 en las que el republicano Abraham Lincoln derrotó al demócrata sureño John C.

Los líderes confederados decidieron capturar el fuerte mientras estaba aislado. Llevó a Lincoln al poder en un momento de gran crisis nacional cuando el país se estaba desmoronando por el tema de la esclavitud. Los sureños vieron la elección de Abraham Lincoln como beneficiosa para los intereses del Norte y peligrosa para los intereses del Sur.

Pocos Despertares profetizaron el. Quizás sea su destino que las elecciones de esta semana hayan sido tan acaloradas. Compromiso de 1850 Un paquete de 5 proyectos de ley el Compromiso de 1850 desactivó una confrontación de 4 años entre estados pro y anti esclavitud sobre qué hacer con el territorio ganado en la Guerra México-Estadounidense.

Inmediatamente después de las elecciones de Lincoln, se produjo la secesión de Carolina del Sur y, finalmente, otros 10 estados esclavistas. Lincoln estaba indignado por la aprobación de la Ley Kansas-Nebraska de 1854.

Historia de la Guerra Civil y el Territorio de Washingtonlink Org

Unidad 8 1 Proyecto Challenge Mr Langhorst S Classroom

Otd en la historia 6 de noviembre de 1860 El republicano Abraham Lincoln es elegido presidente en una nación dividida al borde de la guerra civil por Bonnie K Goodman Medium

Resultados de la elección presidencial de los candidatos de 1860 en Estados Unidos Britannica

Reseña del libro El fanático y el emancipador de H W Brands The New York Times

Abraham Lincoln El primer discurso inaugural 1861 Embajada de Estados Unidos Consulado en la República de Corea

Cronología de los eventos que llevaron a la guerra civil estadounidense Wikipedia

La leyenda persistente de la historia de los fantasmas de Abraham Lincoln

Resultados de la elección presidencial de los candidatos de 1860 en Estados Unidos Britannica

6 de noviembre de 1860 Abraham Lincoln es elegido decimosexto presidente de los Estados Unidos Youtube

Lincoln Abraham Guerra Civil en la frontera occidental El conflicto de Kansas Missouri 1854 1865

Resultados de la elección presidencial de los candidatos de 1860 en Estados Unidos Britannica

La elección del Instituto de la Carta de Derechos de 1860

El hombre que llegó en segundo lugar del National Endowment for the Humanities

Resultados de la elección presidencial de los candidatos de 1860 en Estados Unidos Britannica

Abraham Lincoln cita biografía de Assassination Height

La elección de 1860 y la secesión Historia de Estados Unidos I Ay Collection

Abraham Lincoln nominado por el Partido Republicano para presidente Neh Edsitement


El misterio que rodea al asesinato de Abraham Lincoln

Una gran cantidad de misterio todavía rodea a los Caballeros del Círculo Dorado (KGC). En el momento anterior a la Guerra Civil y el asesinato del presidente estadounidense Abraham Lincoln a manos de John Wilkes Booth, son un grupo leal del sur que se dedicó a la defensa de sus supuestos valores, como la propiedad de esclavos. Sin embargo, hay mucho más en ellos de lo que la gente sabe.

Tenían planes de conquistar Cuba, México y Centroamérica. El objetivo era crear un imperio confederado más allá de lo que había logrado la Confederación. Era un objetivo ambicioso para ellos, y tenían muchos miembros infames, incluido el mencionado Booth.

Jesse James era otro nombre muy conocido. Supuestamente, sus robos podrían haber contribuido al aumento de oro que tenía el KGC. Desde el principio, la gente ha dicho que el asesinato de Lincoln pudo haber sido un complot de KGC desde el principio, ya que fue Booth quien lo hizo. Esto proviene de las leyendas que se han transmitido a lo largo de las décadas de boca en boca.

Tiene sentido que el KGC haya logrado algo como esto. Con sede en Cincinnati, Ohio y fundada por George W.L. Bickley, que era un editor y médico nacido en Indiana, el grupo comenzó supuestamente en Lexington, Kentucky por cinco hombres que se unieron a pedido de Bickley.

Esto proviene de los registros de la convención de la KGC celebrada en 1860. Bickley se dirigió hacia el este y el sur para impulsar una expedición mexicana y quería crear una fuerza para colonizar las Indias Occidentales y México.

Querían levantar un ejército de 16.000 hombres para surenizar México y conquistarlo. El grupo se expandió en 1859, cuando el General de Brigada del Ejército de los Estados Confederados Elkanah Greer comenzó los castillos KGC en Louisiana y Texas.

Durante la primavera de 1860, se convirtió en gran comandante y general de 4.000 caballeros militares de la KGC en los 21 castillos de la división de Texas. Cuando Lincoln fue elegido presidente, el KGC centró su apoyo en la secesión de la Unión de los estados del sur de Estados Unidos. El KGC entró en conflicto con el estadounidense Marshall Ben McCulloch, un ex guardabosques de Texas cuando comenzó su expedición hacia el arsenal federal de San Antonio, Texas.

El arsenal tenía una fuerza de 550 hombres, 150 que trabajaban para el KGC de los seis castillos diferentes allí. El general de división Brevet del ejército estadounidense, David E. Twiggs, decidió rendirse a la fuerza de caballería. Estos miembros también fueron importantes para la toma de posesión del territorio de Nuevo México en 1861 por el teniente coronel John Robert Baylor.

En mayo de 1861, los Confederate Rangers y KGC atacaron un edificio que era propietario de The Alamo Express, un periódico pro-Unión. El periódico era propiedad de James Pearson Newcomb, periodista y eventual Secretario de Estado de Texas.

No tenía un transmisor telefónico en ese momento. Algunos miembros del KGC también fueron con el general de brigada Henry Hopkins Sibley en la campaña de Nuevo México de 1862. Se decía que Franklin Pierce, un ex presidente de Estados Unidos, también era miembro del KGC

El KGC comenzó a extenderse a Kentucky, Indiana, Illinois, Missouri y Ohio. Aquí es donde el KGC tomó un giro diferente. En 1863, la KGC se convirtió en la Orden de los Caballeros Estadounidenses. 1864 lo vio sufrir otra transformación en la Orden de los Hijos de la Libertad, dirigida por Clement Vallandigham, un político de Ohio y su comandante supremo.

Supuestamente pasaron a la clandestinidad después de la Guerra Civil y el asesinato de Lincoln sin un transmisor telefónico. Se informó que intentaron iniciar una segunda confederación contra el gobierno de los Estados Unidos.

American Unearthed, un programa de History Channel, alegó que James-Younger Gang fue la fuente de dinero para una segunda Guerra Civil estadounidense. Si bien no ha habido más pruebas, definitivamente encaja con lo que el KGC ha sido responsable. Su mayor acto parece ser la muerte de Lincoln.

Lo que fue de ellos después se deja a la especulación. Es posible que hayan promovido complots para derrocar al gobierno de EE. UU., Mientras que otros como National Treasure: Book of Secrets alegan que hay oro KGC / Confederate, enterrado en algún lugar de EE. UU.

Una pareja de California encontró una vez monedas de oro que se cree que se originaron en el KGC. Si bien los crímenes del grupo permanecieron en secreto, es obvio que hay mucho más que este grupo podría haber hecho más allá del asesinato de uno de los líderes históricos más importantes de Estados Unidos.

Sobre el autor: Tommy Zimmer es un escritor cuyo trabajo ha aparecido en línea y en forma impresa. Su trabajo cubre una variedad de temas, que incluyen política, economía, salud y bienestar, electrónica de consumo y la industria del entretenimiento.


La leyenda persistente del fantasma de Abraham Lincoln - HISTORIA

La sala de estar del dormitorio Lincoln, una suite de invitados de la Casa Blanca que Lincoln usaba como oficina y sala de reuniones. Su fantasma se ha visto muchas veces en esta sala. ¡Es posible que Winston Churchill lo haya visto apoyado en esta repisa! Fuente: Wikimedia Commons

Al investigar los fantasmas de la casa más famosa de Washington, una historia se destaca como la más colorida.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro británico Winston Churchill visitó a sus aliados en la Casa Blanca. Después de pasar largos días discutiendo la guerra con el presidente Franklin D. Roosevelt y su esposa, Eleanor, a Churchill le gustaba retirarse a su dormitorio y sumergirse en un baño caliente. En una de esas noches, el Primer Ministro salió de su baño, con el cigarro característico en la mano, y se sorprendió al ver una figura apoyada en la repisa de la repisa de su dormitorio. El hombre transparente no era otro que el presidente Abraham Lincoln, aparentemente absorto en sus pensamientos y sin prestar atención al jefe de estado desnudo en la sala. Conmocionado, pero todavía ingenioso, Churchill comentó: “Sr. Presidente, parece que me tiene en desventaja ". El fantasma de Lincoln sonrió para sí mismo antes de desaparecer. Churchill pasó el resto de la noche en un dormitorio al otro lado del pasillo. [1]

Hay muchas historias sobre el fantasma de Lincoln en el repertorio de la Casa Blanca. [2] El personal ha escuchado pasos misteriosos fuera de las habitaciones asociadas con Lincoln, como el Dormitorio Lincoln. Las mascotas presidenciales no le ladran a nada. El presidente Harry Truman y su hija, Margaret, a menudo afirmaban escuchar a Lincoln paseando por la noche. [3] Otro invitado distinguido, la reina Guillermina de los Países Bajos, vio el fantasma de Lincoln durante su visita en 1942. Después de escuchar un golpe en su puerta una noche, se encontró cara a cara con él, vestida con su traje habitual y sombrero de copa. . Cuando informó del incidente a sus anfitriones, los Roosevelt parecían comprensivos pero no realmente sorprendidos. [4] El fantasma de Lincoln era, y sigue siendo, una figura predominante y activa en la tradición de la casa.

Aunque la Casa Blanca parece ser su lugar más frecuentado, el fantasma de Lincoln se ha visto por toda la ciudad. Los foros en línea de entusiastas de lo paranormal rastrean los avistamientos y encuentros informados; una búsqueda rápida del nombre de Lincoln arroja cientos de resultados. En el Ford's Theatre, los visitantes informaron haber escuchado los sonidos residuales de un disparo y gritos, o haber visto a Lincoln en su palco durante las actuaciones. [5] El pandemonio fantasmal continúa afuera, en 10th Street NW, donde los transeúntes ocasionalmente escuchan los gritos, gritos y llantos que acompañan a los informes del asesinato del presidente. Los visitantes de la Casa Peterson se sienten pesados ​​y tristes al entrar en la habitación donde murió Lincoln y donde se exhiben sus sábanas manchadas de sangre. La alta figura espectral supuestamente ha sido vista en el Capitolio, viajando por Pennsylvania Avenue e incluso visitando su monumento en el National Mall (que, obviamente, no existió en su vida). Adam Selzer, un autor e historiador paranormal, llama a Lincoln el "Johnny Appleseed de los fantasmas", dejando rastros de sí mismo dondequiera que viajó en la vida. [6]

Tiene sentido que, de todos los fantasmas de Washington, Lincoln sea el más famoso. Sin duda, es uno de los presidentes más notables. Vivió en la ciudad durante una época de gran conflicto y sufrimiento. Soportó sus propias tragedias personales durante su mandato. Su familia incursionó en las modas paranormales del día. Y, por supuesto, le dispararon en el Ford's Theatre, y luego murió en un lecho de muerte improvisado al otro lado de la calle. La mayoría de la nación se lamentó, sintiendo un duelo colectivo que nunca se ha curado del todo. En conjunto, es la receta perfecta para una historia de fantasmas en curso.

William H. Mumler era un fotógrafo de Boston que se especializaba en fotografiar a los muertos. Muchos clientes en duelo creyeron en sus habilidades, incluida Mary Todd Lincoln. Su retrato de Mumler, con el fantasma de su esposo, sorprendió y consoló a los estadounidenses. Más tarde, sin embargo, se demostró que era un truco técnico. Fuente: Biblioteca Pública del Condado de Allen

Después de su muerte, mientras la nación lidiaba con el drama, la presencia de un fantasma pacífico y resuelto podría ser reconfortante. Mary Todd Lincoln, especialmente, creía que el contacto con el fantasma de su esposo podría aliviar el dolor de su fallecimiento. Incluso antes del asesinato, demostró un gran interés en el espiritismo, un movimiento del siglo XIX que fomentaba la comunicación con los espíritus. En 1862, después de la muerte de Willie, el hijo de once años de los Lincoln, Mary comenzó a asistir a sesiones de espiritismo con un grupo de médiums psíquicos en Georgetown. [7] También invitó a los médiums a la Casa Blanca en varias ocasiones, donde organizaron sesiones de espiritismo en la Sala Roja. [8] Según Nettie Colburn Maynard, una de las médiums presentes, el presidente asistió a algunas de estas sesiones con su esposa y, aunque inicialmente escéptico, llegó a creer en su poder. [9] (Maynard hizo estas afirmaciones en sus llamativas memorias ¿Fue Lincoln un espiritista?, publicado en el apogeo de la popularidad del espiritismo, por lo que es difícil saber si sus elaboradas y melancólicas historias son ciertas) .Después de la muerte de su esposo, Mary continuó experimentando con métodos espiritistas para contactar a su fantasma. Es famoso que se le apareció en una fotografía de 1870 de William H. Mumler, un fotógrafo engañoso que se especializaba en tomar fotografías de los muertos. [10] Se convirtió en una sensación, fomentando la creencia en el fantasma de Lincoln como una presencia reconfortante y tranquilizadora para su familia y su país.

Casi al mismo tiempo, los rumores de la persistente presencia de Lincoln en la Casa Blanca comenzaron a despegar en DC. El personal informó de extraños sucesos y ruidos, que atribuyeron al fantasma del difunto presidente. Jerry Smith, un lacayo, "plumero", mayordomo, cocinero y portero que comenzó a servir durante la administración del presidente Ulysses S. Grant, afirmó haber visto muchos fantasmas durante sus treinta y cinco años en la Casa Blanca, incluido el de Lincoln. [11] A menudo se encontraba en la entrada norte y, en los días de noticias lentas, entretenía a los reporteros con historias de sus experiencias paranormales. "Él es un firme creyente en los fantasmas ... y tiene un fondo de historias sobre estas cosas extrañas que brindan un inmenso entretenimiento a quienes lo rodean", describió un periódico de Chicago. "Él cree firmemente que la Casa Blanca está obsesionada por los espíritus de todos los presidentes difuntos ... y a intervalos refuerza su posición al hablar de algún nuevo ruido extraño que ha escuchado o alguna evidencia adicional que ha obtenido". [12]

Aunque han sido populares desde su muerte, las historias sobre el fantasma de Lincoln se volvieron más comunes en el siglo XX. Grace Coolidge, esposa del presidente Calvin Coolidge, se convirtió en la primera residente notable de la Casa Blanca en verlo; le dijo a una revista que Lincoln estaba mirando por la ventana del Salón Oval Amarillo, que usó como biblioteca durante su presidencia. [13] La cantidad de avistamientos durante la administración de Franklin D. Roosevelt, que abarcó tanto la Gran Depresión como la Segunda Guerra Mundial, llevó a los escritores a creer que Lincoln se mostró durante períodos de conflictos nacionales. Eleanor Roosevelt, cuyo estudio ocupaba el antiguo dormitorio de Lincoln, sintió su presencia cuando trabajaba hasta altas horas de la noche, mirando por encima del hombro, como si estuviera ofreciendo orientación o aprobando silenciosamente su trabajo. [14] Harry Truman creía que Lincoln simplemente se sentía protector de la casa en sí; de hecho, le dio crédito al fantasma por haber ayudado a salvarla a fines de la década de 1940. En un intento por desacreditar los extraños pasos que escuchó su familia por la noche, Truman ordenó una investigación sobre la estructura de la Casa Blanca y descubrió que estaba en peligro de colapso. [15] Siguió una renovación completa.

Los refugios de alto perfil más recientes se produjeron en la década de 1980, durante el tiempo que el presidente Ronald Reagan estuvo en la casa. "La mayoría del personal de la Casa Blanca parecía creer en el fantasma de Lincoln", escribió Nancy Reagan en sus memorias, transmitiendo varios casos de ruidos misteriosos y objetos perdidos atribuidos al fantasma. [16] El perro de los Reagan siempre ladraba fuera del dormitorio de Lincoln y se negaba a entrar. Su hija, Maureen, una vez se despertó y vio una figura transparente y sombría que caminaba cerca de su cama; debido a las leyendas conocidas, asumió que su visitante nocturno era Lincoln. Reagan, por su parte, se rió de todas estas historias. “Si lo vuelves a ver”, le dijo a su hija, “¿por qué no lo envías al pasillo? Tengo algunas preguntas que me gustaría hacerle ". [17]

El fantasma de Lincoln ha estado tranquilo últimamente. Las historias de fantasmas simplemente no forman parte de la narrativa nacional como lo eran en el siglo XIX, cuando una nación en duelo se consoló con el hecho de que Lincoln todavía custodiaba la Casa Blanca. Hoy en día, el fantasma de Lincoln solo aparece a quienes lo buscan, en lugares que están (a menudo erróneamente) vinculados a él. Llama la atención en Halloween, sí, somos culpables, pero por lo demás se desliza hacia el folclore de DC, solo otra historia divertida y espeluznante.

Sin embargo, ¿existe realmente el fantasma de Lincoln? Si queremos que lo haga. Nancy Reagan probablemente lo resumió mejor cuando, en sus memorias, reflexionó sobre la cuestión. "¿Quien lo dirá?" ella escribió. "Pero si está allí, desearía haberlo visto antes de irnos". [18] Ya sea cierto o no, todos estos avistamientos e historias demuestran que el fantasma de Lincoln existe en nuestra conciencia nacional, y lo ha hecho durante mucho, mucho tiempo.


Anna Surratt pide piedad para su madre

En 1865, Mary Jenkins Surratt pasó a la historia como la primera mujer ejecutada por el gobierno de los Estados Unidos. Según The Washington Post, fue ahorcada en la Penitenciaría del Arsenal de Washington, ahora Fort McNair, después de ser declarada culpable como co-conspirador en el asesinato de Lincoln. Su caso era complicado: aunque no hay duda de que era una confederada acérrima, mantuvo su inocencia hasta la muerte, y es discutible hasta qué punto estuvo involucrada en el complot de John Wilkes Booth. Se rumorea que su espíritu ahora flota alrededor de Fort McNcNair, llorando.

Puede que María no sea el único miembro de su familia que ha regresado de la tumba. Según la Asociación Histórica de la Casa Blanca, su hija, Anna Surratt, es una presencia fantasmal habitual en 1600 Pennsylvania Avenue. La tradición dice que golpea puertas en busca del presidente Andrew Johnson, con la intención de pedir perdón para su madre.


Considerando: Historias de la Casa del Pueblo

“Sometimes you sit here and think you hear the funniest things a’ going on,” the colorful House Doorkeeper William “Fishbait” Miller once told an interviewer, Miller’s broad smile casting doubt on whether he actually believed what he said. “Wonder . . . if those sounds I keep a‘hearin’ are chicken ghosts?”

In a building as old as the United States Capitol, it is perhaps unsurprising that history would mix with myth to create a folklore unique to the Capitol. Ghost stories might be popular this time of the year, but the spectral tales we tell ourselves are often rooted in very real events. Did Miller hear chicken spirits clucking in the dark corridors of the Capitol? No. But did livestock and barnyard animals from the surrounding neighborhood roam the Capitol grounds for many years? Si.

Here is the history behind two stories that have taken on a life of their own within the Capitol.

The Grimalkin

It’s often the case that newcomers to Capitol Hill hear about the grimalkin—the Demon Cat—that reportedly has haunted the Capitol grounds for more than a century. The first mention of the feline phantom dates to 1862, during the Civil War when Union soldiers defending Washington, DC, bunked in the Capitol building. Night watchmen at the Capitol claimed to have seen an ordinary black cat appear and then grow to ginormous proportions before pouncing with an unworldly screech. One guard even opened fire at the mysterious shape. “When I shot at the critter it jumped right over my head,” he said. But then, just as quickly, the grimalkin disappeared for decades newspaper reports mention a sighting of the spectral feline in 1898, noting that it had been absent for 35 years.

Much like its inaugural appearance during the Civil War, the present-day grimalkin legend tells us the cat appears like a terrible omen during national emergencies. Modern retellings of the myth state that the ghost cat appeared before President Abraham Lincoln’s assassination in 1865, the Stock Market crash of 1929, and President John F. Kennedy’s assassination in 1963.

The Demon Cat, however, is likely nothing more than an actual cat and a well-placed shadow. For much of the nineteenth century, and even into the twentieth century, stray cats were a common presence in the Capitol, especially the basement. In fact, they were welcomed visitors: alley cats helped to keep down the rodent population. At one point, guards reported bands of cats roaming the Capitol in 1892. “At about 10 o’clock every night they begin a mad racing through the empty corridors,” a Detroit newspaper reported that year. Given the Capitol’s marble floors, stone walls, and long hallways the sounds made by the cats left a haunting impression. “The acoustic effects produced are astonishing,” the newspaper continued. “Let a single grimalkin lift up his voice in statuary hall, famous for its echoes, and the silence of the night is broken by a yell like that of a damned soul, as loud as a locomotive whistle.” The sound of echoing, shrieking cats throughout the building would likely have been enough to have unnerved anyone within earshot.

The Capitol guards were the first to report the sounds of supposedly demon cats running around the building. But the night watchmen of the 1860s were not the same as the dedicated and professional Capitol Police force protecting Congress today. Back then, the night watchmen were often patronage appointees, some of whom were known to drink on the job. And their imaginations clearly got the best of them.

Alongside their stories of the Demon Cat, these guards claimed to hear phantom footsteps throughout the building, especially in Statuary Hall. Many believed that the venerable John Quincy Adams of Massachusetts—who was known as Old Man Eloquent during his 17 years in the House and who died in the room adjacent to chamber—paced the floors and provided nighttime oratory in the “Old Hall of the House.” In one account, a Capitol guard tried to outsmart the strange footsteps. He procured a pair of soft shoes to silently complete his rounds. When he made his way to Statuary Hall he claimed the room was silent, but that suddenly the sound of footsteps came out of nowhere. Of course, Statuary Hall is known for its strange acoustics—in fact, the room’s poor sound quality was one reason why the House built the modern wing of the Capitol and the present-day Chamber in 1857. But Statuary Hall retains its echoey reputation: another person’s footsteps anywhere nearby would have reverberated across the space in unique and eerie ways.

A 1906 report from a nameless watchman declared he had also experienced a ghost encounter in the Capitol and mentioned that “there have been others.” He told of a watchman named Jake Galloway, supposedly “the greatest fellow for seeing ghosts.”

“Jake firmly believed that Statuary Hall was haunted, and the wonderful echoes and the whispering gallery he attributed to spook influence,” the report stated. The nameless watchman noted that Galloway acquired what he called a “ghost speaking trumpet,” a Victorian-era tool used by mediums to hear the dead which looked like a modern party horn or megaphone. According to the unnamed narrator, Galloway “had listened to the most wonderful speeches through that speaking trumpet. . . . I began to think he was a bit ‘daffy’ at last. . . . But otherwise he seemed reasonable enough, and as he was very conscientious, I overlooked these lapses.” But Jake Galloway seems to be part of House folklore himself: there are no records of anyone by that name having ever been paid as watchman in the Capitol.

The Librarian

Before the main building of the Library of Congress, the Thomas Jefferson Building, opened in 1897, the entire library collection was housed within the Capitol. Simultaneously cavernous and cramped with books, the room barely fit the numerous library staff and the thousands of titles they tended. One legend (perhaps started by a night watchman) told of an old librarian who had accumulated a large sum of money which he hid among the stacks of books. The librarian, who never married and never had children, worked for the library for many years until he retired due to mental health concerns. But the librarian died before he could retrieve the money he had stashed away among his treasured books. Unable to take advantage of his fortune in life, the librarian refused to leave it in death and was said to have haunted the library. According to an 1898 account, the apparition could be seen in the subbasement of the Capitol searching the library stacks for a lost item. The stories also note that workers found $6,000 when the library relocated from the Capitol to the Jefferson Building, and suggest the ghost remained in the Capitol to continue his search.

Who was this unlucky librarian? Well, in 1896, the El Correo de Washington ran an obituary about a long-time congressional librarian who specialized in law books named Charles W. Hoffman. Appointed by the Librarian of Congress, Ainsworth Spofford, in 1873, Hoffman also served as dean of the Georgetown Law School as well as the law school’s first librarian. A lawyer by trade, Hoffman dedicated his career to what is now the Law Library of Congress. Additional newspapers reported that Hoffman lived on Capitol Hill, collected antique furniture, and hosted parties attended by legal minds like Supreme Court Justice Stephen Field. Hoffman never married and later lived with his mother at 927 Massachusetts Ave. But when his mother died “Mr. Hoffman suffered with a mental trouble and resigned,” according to the El Correo de Washington. Hoffman passed away from pneumonia in Frederick, Maryland, where he had relatives. Remarkably, Hoffman left behind a substantial estate in excess of $80,000, equivalent to more than $2,000,000 in today’s dollars.

Over the two centuries during which the federal legislature has stood atop Capitol Hill, more than 11,000 lawmakers and tens of thousands of staff have come and gone. Thousands and thousands of intersecting and overlapping stories an infinite number of perspectives and memories. Somewhere along the way some of those stories were embellished somewhere they picked up a fanciful detail or two. Over time those stories were told and retold until fact transformed into fiction, until a regular alley cat became a hideous omen of national calamity, until a bookish librarian who died alone became a lost soul searching for the fortune he couldn’t take with him.

Underneath the layers of exaggeration and fantasy, however, it’s possible to find a whisper of truth. Perhaps if Fishbait Miller had listened closely enough to “those infernal clucking sounds” from a mysterious chicken roaming the Capitol campus, he may have heard the real story behind the ghost story.


‘Maybe it’s President Lincoln’s ghost’: Jen Psaki press briefing interrupted by curious creaking sounds

Is the White House haunted? Previous occupants, from presidents Truman and Reagan to first lady Michelle Obama and overnight guest Winston Churchill, have all reported spooky goings-on at 1600 Pennsylvania Avenue.

There appeared to be more evidence of a supernatural explanation when Jen Psaki’s press conference on Tuesday was repeatedly interrupted by strange creaking sounds.

Glancing nervously above her, Joe Biden’s press secretary wondered aloud whether the room was being haunted by the ghost of Abraham Lincoln.

As she responded to questions about new guidance that vaccinated people can stop wearing masks outdoors, an elongated creaking noise suddenly sounded from over her left shoulder.

"Have no fear. The ceiling is not falling that I’m aware of… It’s an old building," Ms Psaki said.

"Maybe it’s Lincoln’s ghost. That’s quite something. Maybe it is," she joked with a reporter.

Mr Biden campaigned on placing a mask mandate across the country before implementing it on federal property when he became president.

His efforts to have the mask mandate followed by states were obstructed by what he called the "Neanderthal thinking" of some governors lifting Covid restrictions independently.

Ms Psaki had been asked about the CDC’s new guidance when the sound interjected.

About 25 minutes later in the White House’s daily briefing, the mystery returned as Ms Psaki addressed Covid vaccine scepticism.

"Engaging with the Covid team, ensuring that we are taking the right steps forward, we have a plan that’s being implemented across the country right now, a very robust…" she began before the spectre of Honest Abe seemed to loom again.

"OK, maybe it’s former President Lincoln’s ghost, I’m going to go with that."

Before leaving the briefing room Ms Psaki admitted that it was "a little spooky".

While it made for a good campfire tale among White House staff and the press corps, ghostbusters quickly found the source to be less paranormal than feared.

Ole Abe’s ghost makes for a better story but the creaking during the WH briefing was the swiveling of a robo cam pic.twitter.com/Dyho4RqoeH

— Steve Holland (@steveholland1) April 27, 2021

"Ole Abe’s ghost makes for a better story but the creaking during the WH briefing was the swivelling of a robo cam," Reuters’ White House correspondent, Steve Holland, said in a tweet.


The Lingering Legend of Abraham Lincoln's Ghost - HISTORY

Lincoln Castle is located in the historic city of Lincoln, England. Its construction began in 1068 upon orders by William the Conqueror. Demolition of 166 houses was necessary to build the castle. The architecture of Lincoln Castle is different than most motte and bailey structures since it possesses two rather than one motte.

Lincoln Castle has served as a prison over the years with the Crown Court building being added in 1826. One of four original surviving copies of the Magna Carta may be seen in the former prison building of the castle. Due to its gloomy history regarding prisoners and executions, the castle still possesses lingering residents.

As Richard tells the story .

From 1787 to 1878, the castle acted as Lincoln's prison, and its Victorian prison chapel is still acknowledged as being haunted. Its coffin-like pews were intended to remind prisoners of the fate awaiting them. Several people have encountered an unseen entity lurking in the tiny-tiered pews, and complain of feeling a cold breeze as an invisible "something" brushes slowly by them.

- Richard Jones
Richard Jones

This ghost story is from the book "Haunted Castles of Britain and Ireland" authored by Richard Jones.

About the book:

Region by region, ghost-seeker Richard Jones reveals, explains and delights in the tales of tortured phantoms eager to restage their dark and turbulent pasts. The cast of characters ranges from ghostly queens that hurl themselves from the ramparts to malevolent monks that wander the corridors. This authoritative and accessible guide to haunted sites is illustrated throughout and includes extracts from original documents.

We would like to thank Richard for graciously allowing Great Castles to use excerpts from his ghost stories on this site.


SOLD OUT!

The McNutt House in the historic city of Vicksburg is considered to be the oldest home in town – many also consider it to be the most haunted! Scores of people have had strange experiences here over the years, and based on the history of the house – as well as the turbulent history of Vicksburg itself – this is no surprise!

Built in 1826 and purchased three years later by Mississippi's twelfth governor, Alexander Gallatin McNutt, this house has endured for nearly two centuries. McNutt and his wife, Betsy, lived in the house during his terms in the State Senate, leading up to his election as governor. When he left the house – if he left it at all, that is – he likely had no idea that the Civil War would be coming to America a few decades later.

Vicksburg in the 1850s

Mississippi was the second state to secede from the Union in 1861 and to join the Confederacy. Jefferson Davis was a native son, and this gave the state a closeness to the southern government that would make it a pivotal state during the war. Beginning in the spring of 1862, Mississippi became a battleground, and there were few sections of the state which did not see destruction and devastation. When the war was over, nearly the entire state lay in ruins.

The city of Vicksburg is steeped in the history, legends, lore, and ghost stories of the conflict. By the fall of 1862, President Abraham Lincoln had found the fighting general he needed in Ulysses S. Grant. In December, he tasked Grant with capturing the city of Vicksburg, a city that was of vital importance to the Confederacy. As far as Lincoln was concerned, once Vicksburg fell, the Mississippi River would belong to the Union. Naval forces had already tried to seize Vicksburg and had failed. The only option that remained was to try and take it by land.

Under Grant's command, the Army of Tennessee left Memphis for Vicksburg. The drive was spearheaded by a force under General William T. Sherman, but they were stopped cold in their tracks by Confederate forces at Chickasaw Bluffs.

General Ulysses S. Grant

Grant pushed on, and at the end of January 1863, his men had reached Young's Point, across the river and 20 miles north of Vicksburg. He rendezvoused with Admiral David Dixon Porter, whose naval forces had already been repelled by Confederate forces. Vicksburg, located on a high river bluff, seemed to be impregnable.

For the next two and a half months, Grant tried in vain to dig, cut, or float his army through the thick bayous and seize the bluffs on the north and south sides of the city. He even tried digging a canal that would connect one part of the Mississippi to another, allowing Porter's fleet to bypass Vicksburg. They dug for several weeks before abandoning the plan. Lincoln was growing impatient, and the northern newspapers were calling for Grant's removal.

Finally, in late March, Grant devised his most daring plan-- one so foolhardy that Sherman advised against it. Grant planned to march downriver, cross below Vicksburg with no hope of resupply or reinforcements, and then come from behind and take the city. To confuse the Confederate defenders, Sherman would attack north of the city, while cavalry troops were ordered to destroy the railroad lines leading into Vicksburg.

For the next three weeks, Grant's army marched more than 180 miles, cut off from all communication with the Union army. They fought and won five major battles between their former position and Vicksburg, out-maneuvered Confederate commander Joseph E. Johnston, and finally surrounded Vicksburg itself, trapping a force of 31,000 men under General John C. Pemberton within its borders.

Three of Grant's attacks were beaten back, so he laid siege to the city, combined with an almost constant artillery barrage. The shelling had little effect on morale as the soldiers and civilians vowed to ignore it. They believed that Grant could only hold out so long, and then he would leave.

But Grant dug in and continued the siege until July. Through the spring and start of the summer, he slowly "tightened the noose" around the city. Day after day, his position moved closer to the Confederate line, while gunboats on the river pounded Vicksburg without mercy.

To survive the shelling of the city, civilian dug into the hillsides and lives in hot, dirty, snake-infested caves for weeks

In the city, civilians dug more than 500 caves into the hillside to protect themselves from the shelling. The shelters were dirty and infested by snakes but were effective. Fewer than a dozen civilians were killed in the shelling, and only 30 were injured. The city was starving, though. Soldiers and civilians were forced to eat mules, horses, dogs, and a horrible bread made from corn and dried peas. Rats were even sold in the butcher shops and were described as tasting like "squirrels." By late June, almost half the Confederate force was on the sick list or in the hospital.

One Confederate sergeant wrote: "The houses were in ruins, rent and torn by shot and shell. fences torn down and houses pulled to pieces for firewood. Lice and filth covered the bodies of the soldiers. Delicate women and little children. peered at the passer-by with wistful eyes from the caves in the hillsides."

But still, Vicksburg refused to surrender. When there was no more newsprint, the local newspaper was even printed on old wallpaper. The editorials remained defiant.

Finally, General Pemberton surrendered on July 4, 1863. The death and privation in the city were what he called "a useless waste of life and blood." The Confederate military and the people of Vicksburg had lasted for 48 days. The Union army did not cheer in victory, nor did they abuse their captives. "They knew that we had surrendered to famine, not to them," wrote one Confederate chaplain.

In continued defiance, July 4 would not be celebrated as a holiday in Vicksburg for 81 years.

Through all the history and war, however, the McNutt House has remained standing. It has been turned into a bed and breakfast in recent years, and while it offers guests a first-person experience of the antebellum South – it also offers a ghostly one, too.

When Elvin and Pam McFerrin bought the McNutt House, they thought they were purchasing a home with a lot of history, one where they could give tours and have play host to guests from around the country. They had no idea they would be playing hosts to ghosts, too.

They found that out on their first day in the house. One of the boarders at the time asked if they were the new owners, and when they said yes, he responded, "Well, you know you have ghosts, don't you?"

The boarder went on to tell them of a night he was trying to fill his salt shaker, but he couldn't get the lid off, so he left it on the counter when he went to bed. "When he got up the next morning, the lid was sitting next to the salt shaker," McFerrin said.

Not long after that, Pam McFerrin was alone in a building called Maggie's Hall, which sits behind the main house, when all the doors slammed at once. "It was very scary," she said.

The property is also the final resting place to Confederate Lieutenant David Weeks Magill, whose tombstone is in the courtyard in front of the nearby Magill House, which is named for him. Magill was engaged in a firefight with Union gunboats, and he was hit by a cannonball that severed his arm, then blew up behind him, leaving him with a severe head wound. He died soon after and was buried on the McNutt House property.

Many believe that he is one of the ghosts that remain behind here at the house. But he's not the only one.

Maggie's Hall – where Pan had her experience with the door -- is named for the spirit of a child who is said to remain there. She is usually seen by other children, and she wears a blue dress.

Alexander McNutt's brother had a daughter named Margaret who died on the property during a Yellow Fever epidemic and has apparently never left. Years ago, the house was used as a Montessori School, and the children often wondered why "the other little girl" was always allowed to play outside and never had to come in.

But this haunting became more unnerving one day when Pam McFerrin was sitting outside with her sister-in-law, whose six-year-old daughter, Marley, was playing in the yard. As Pam related the story, Marley came up and said, "Her name's Maggie."

The adults asked Marley how she knew, and she said, "She told me." Then she held up a dime and said, "She also told me to look under the deck for this dime."


Ver el vídeo: TOP 5 FANTASMI in direttaTV channel (Noviembre 2021).