Información

Huevo de la catedral Uspensky de Fabergé



El huevo del Kremlin de Moscú es, con mucho, el más grande de los huevos de Fabergé y se inspiró en la arquitectura de la Catedral de la Dormición, Moscú (Uspenski) en Moscú. Esta catedral fue donde fueron coronados todos los zares de Rusia, incluido el propio Nicolás II.

La cúpula de la catedral (en esmalte vítreo opalescente blanco) es removible, y se puede ver el interior de la iglesia notablemente elaborado. Sus alfombras, pequeños iconos esmaltados y el altar mayor sobre una placa de vidrio ovalada se hacen visibles a través de cuatro ventanas triples, coronadas por una cúpula de oro y flanqueadas por dos torres cuadradas, dos circulares estilizadas, la primera basada en la Torre Spassky. La torre lleva el escudo de armas del Imperio Ruso y el escudo de armas de Moscú, insertados con "relojes que repican". Se encuentra sobre una base de oro almenada y un pedestal de ónix blanco octogonal diseñado como una pirámide y construido con pirámides más pequeñas.

La sorpresa en este huevo es la música. La base del huevo contiene una caja de música dorada que reproduce dos cánticos de querubines, los himnos tradicionales de Pascua se pueden tocar cuando se da cuerda a un mecanismo de relojería con una llave de oro. Uno de los himnos es el "Izhe Khveruvimy" (Himno Cherubic # 7 de D. Bortnyansky), un himno favorito de Nicolás II.

El huevo conmemora el regreso a Moscú de la pareja real Nicolás II y Alexandra Fyodorovna en 1903. Habían tendido a evitar la capital histórica debido a su nefasta asociación con un motín durante la coronación de Nicolás, donde cientos de moscovitas murieron aplastados. Se suponía que el huevo en sí debía presentarse en 1904 con la fecha grabada en el pie en esmalte blanco en una placa redonda de oro. Pero la entrega se retrasó debido a la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905). A esto siguió el asesinato en el Kremlin del tío y cuñado favorito de Nicolás, el gran duque Sergei Alexandrovich. Entonces, en cambio, el huevo solo se presentó para la Pascua de 1906. El huevo se mantuvo en la Sala de arce en el Palacio de Alejandro.


Huevos de Fabergé

Desde el principio de los tiempos, un huevo ha sido objeto de adoración religiosa. Prácticamente todas las naciones altamente desarrolladas son conscientes del significado simbólico de un huevo que ilustra la transición de la no existencia a la vida, es un símbolo de alegría, felicidad y sol que trae calidez y renacimiento de la naturaleza. En el lenguaje antiguo de los jeroglíficos egipcios, el signo determinante de un huevo muestra un cierto potencial, una semilla vivificante, un misterio del ser.

En la Rusia Imperial, los huevos jugaron un papel importante en la ceremonia de Pascua. En medio de juergas, procesiones, celebraciones, fiestas y regalos, los zares obsequiaron a sus zarinas un exquisito huevo de Fabergé, obra de una empresa dirigida y controlada por el legendario Carl Fabergé.

El maestro joyero, Peter Carl Faberge, nieto de un hugonote francés afincado en Estonia, nació en San Petersburgo, donde su padre era joyero. Después de un aprendizaje en Frankfurt, se hizo cargo de la tienda de su padre y ganó una medalla de oro en la exposición pan-rusa en 1882. Alejandro III fue uno de los que asistieron al evento y se sintieron intrigados por los objetos de fantasía de Fabergé.

Fabergé fue nombrado orfebre y joyero de la corte rusa a mediados de la década de 1880 y propuso a Alejandro III la creación de un elaborado huevo de Pascua para presentarlo a la zarina. Alejandro quedó tan impresionado por este primer huevo imperial que las creaciones especiales de Pascua se convirtieron en una tradición a lo largo de su reinado y el de su hijo y sucesor, Nicolás II. Se acordó que el regalo de Pascua siempre tendría forma de huevo y llevaría una sorpresa. Estos proyectos se convirtieron en la máxima prioridad de la empresa y se planificaron y diseñaron con meses de antelación. La sorpresa siempre se mantuvo en secreto.

Los diseños de los huevos imperiales se inspiraron en obras de arte históricas que Fabergé imitó o copió de sus viajes o del Hermitage. Sin embargo, hay una representación conmovedora de lo que ahora es la historia rusa en el diseño de varios de estos huevos. Había huevos para conmemorar la coronación del zar Nicolás II, la finalización del Ferrocarril Transiberiano y aniversarios. Había huevos que representaban el yate imperial Standart, la catedral Uspensky y el palacio Gatchina.

La principal fuente de inspiración de Fabergé provino de obras de siglos anteriores. El esmaltado translúcido era una técnica apreciada en el siglo XIX que requería varias capas de esmalte aplicado y el & # 8220quemado & # 8221 del objeto en un horno después de cada capa. Sin embargo, solo se utilizó un número limitado de colores en el siglo XIX y Fabergé experimentó hasta que desarrolló más de 140 tonos. El más popular fue el esmalte de ostra que variaba de color según la luz.

Los materiales utilizados por Fabergé incluían metales & # 8211 plata, oro, cobre, níquel, paladio, que se combinaron en diversas proporciones para producir diferentes colores. Otra técnica utilizada por los orfebres franceses del siglo XVIII, y nuevamente por Fabergé, implicaba un simple teñido de la obra terminada utilizando piedras y esmalte.

Otra técnica utilizada por Fabergé incluyó el guilloche, un tratamiento de superficie que podía hacer ondas y estrías en el diseño y podía hacerse a máquina oa mano. Fabergé utilizó piedras naturales que a menudo se encuentran en abundancia en la zona. Estos incluían jaspe, bowenita, rodonita, cristal de roca, ágata, cuarzo aventurina, lapislázuli y jade. Las piedras preciosas, incluidos zafiros, rubíes y esmeraldas, se usaban solo para decoración y cuando estaban en cabujón (talla redonda). Los diamantes eran típicamente de talla rosa. Las piedras semipreciosas, incluidas las piedras lunares, los granates, los olivinos y las piedras de la Meca, se usaron con más frecuencia en cabujón.

La orfebrería se convirtió en el principal interés de Carl Fabergé, quien contrató a Michael Perchin, un orfebre ruso para que lo ayudara en sus experimentos con oro y esmalte.

Estudiaron obras de arte anteriores e intentaron replicar técnicas de artesanos anteriores. Sus esfuerzos tuvieron tanto éxito que ni siquiera el zar pudo distinguir entre la pieza original y la copia de Fabergé de una caja de rapé en su propia colección. Esto resultó en que Fabergé se convirtiera en el Proveedor de la Corte Imperial.

La Casa de Fabergé contaba con algunos de los mejores orfebres y joyeros de la época. El negocio se dividió en varios pequeños talleres, cada uno con su propia especialidad. Además de los fabulosos huevos de Pascua, el taller también produjo plata de mesa, joyas, baratijas de estilo europeo y tallas de estilo ruso. Los dos maestros joyeros más responsables de los huevos de Fabergé fueron Michael Evlampievich Perchin y Henrik Wigstrom. Nacido en 1860, Perchin se convirtió en el principal maestro de trabajo en la Casa de Fabergé en 1886 y supervisó la producción de huevos hasta 1903. Esos huevos de los que era responsable tienen sus marcas MP (MP-Michael Perchin). Todos los huevos firmados hechos después de 1903 llevan la marca Henrik Wigstrom & # 8217s HW.

Al fundar la Casa de Fabergé en 1870 a los 24 años, Carl Faberge alcanzó un delicado equilibrio entre el arte y el éxito comercial que rara vez logran los genios creativos. Su personal, en un momento contaba con casi 700 y creaba huevos y otros objetos de fantasía y los compradores se leen como un & # 8220Who & # 8217s Who & # 8221 de la sociedad eduardiana.

La historia de Theo Fabergé tiene todo lo que una gran saga necesita: realeza, riquezas, historia, tragedia, misterio y un nacimiento ilegítimo. Lo más sorprendente es que Theo no descubrió que era nieto del mundialmente famoso Carl Fabergé hasta los 47 años.

Theo había estudiado para convertirse en platero, luego en tornero ornamental y, a la edad de 52 años, comenzó de nuevo como artesano, reparando relojes, restaurando muebles, luego haciendo un par de candelabros y un cortapapeles.

Quedó fascinado por el huevo como forma de arte, y en 1981 creó su primer huevo & # 8220surprise & # 8221. Los huevos de aniversario fueron los siguientes, seguidos por la formación de la Colección de San Petersburgo.

La colección de aproximadamente 30 piezas exhibe los mismos altos estándares que su abuelo. Los estilos son diversos, pero contienen cosas comunes a todas sus creaciones, y la mayoría contiene una & # 8221surprise. & # 8221

Un equipo dedicado de cortadores de cristal, artistas, esmaltadores, plateros, engastadores de gemas y otros artesanos calificados tiene su base en varios talleres en toda Inglaterra. Sin embargo, Theo hace el torneado ornamental y la mayor parte del grabado él mismo. Cada diseño está limitado a 750 piezas en todo el mundo y cada uno está numerado y firmado.

La colección de Theo Fabergé & # 8217 es una prueba de que las viejas habilidades aún se mantienen vivas.


Craft & # 8211 Caja de huevos inspirada en Fabergé

En mi publicación de decoración, huevos de Fabergé, este mes conté la historia de estos hermosos huevos y su conexión con la familia rusa Romanov. Inspirado por esos huevos de Fabergé, decidí recrear una caja de madera ovalada con forma de huevo, más simple pero elegante, que está pintada y decorada con pegatinas de cristal y perlas. Esta caja se exhibirá en la estantería de nuestra sala familiar durante la temporada de Pascua.

Caja de huevos inspirada en Fabergé y suministros n. ° 8211

  • 1 caja de madera de forma ovalada (usé un óvalo para imitar la forma de un huevo)
  • Papel de lija, utilizado para preparar la superficie rugosa de la caja de madera.
  • Pintura perlada (utilicé pintura acrílica perlada de la marca Martha Stewart en Madre perla)
  • Cepillo de pintura
  • Pegatinas de perlas
  • Pegatinas de cristal
  • Barra de pegamento, para arreglar o reparar perlas / cristales sueltos


Caja de huevos inspirada en Fabergé e instrucciones n. ° 8211

  1. Predetermine la ubicación de la pegatina de perlas y cristales antes de pintar.
    (A veces, las pegatinas vienen en un patrón ya establecido como una aplicación, como la que usé en el costado de la caja de madera. En el borde de la tapa, alterné con la colocación de un diseño individual de perlas y diamantes. En la parte superior de la tapa, armé varios patrones diferentes para una buena combinación)
  2. Prepare la caja de madera de forma ovalada para pintar, use papel de lija en todas las superficies, tanto el exterior como el interior de la caja, para crear una superficie lisa.
  3. Pinta la caja de madera y deja que la pintura de las diferentes zonas se seque por completo.
    (Sugiero pintar primero el interior de la caja, luego la parte inferior, luego los lados / parte superior)
  4. Pegue las pegatinas de perlas y cristales en las diferentes combinaciones de patrones predeterminados de antemano. Si alguna perla o cristales se aflojan, use una barra de pegamento para volver a colocarlos.

Consejo de artesanía: para la caja de madera que creé, utilicé una paleta de colores simple de pintura perlada de Martha Stewart en blanco con perlas y cristales de “diamante” para una apariencia casi monocromática. Experimente con una paleta de colores usando uno, dos o incluso tres colores diferentes, hasta que encuentre la combinación correcta que le guste.

En un post anterior sobre la Casa de Fabergé les di una breve historia de la empresa. Peter Carl Fabergé fue famoso por diseñar los hermosos huevos imperiales rusos con joyas que fueron creados especialmente para el zar ruso Alejandro III y más tarde su hijo el zar Nicolás II entre 1885 y 1917. En 2013 publiqué un artículo sobre los 54 huevos imperiales que Fabergé creó durante ese momento. (Para los lectores interesados ​​en información más detallada sobre la Casa de Fabergé o sobre los huevos de Fabergé, haga clic en el enlace a las publicaciones anteriores del blog)

En otro post, me inspiré en los huevos fabergé imperiales rusos originales, decidí recrear un estilo más tradicional y elegante. Esta idea comenzó cuando encontré el colgante de doble águila en mi tienda de artesanía local. El colgante de águila dorada tiene una gran gema azul engastada en el centro y acentuada con cristales en forma de diamante. Pensé que este colgante era una inspiración perfecta para un huevo estilo Imperial Fabergé. (Para obtener más información sobre este proyecto de manualidades con una lista de suministros e instrucciones, haga clic en el enlace a la publicación Egg inspirada en Fabergé)

Cuota:

Como esto:


Huevo de la Catedral Uspensky de Fabergé - Historia

Los diseños de los huevos imperiales se inspiraron en obras de arte históricas que Fabergé imitó o
copiado de sus viajes o del Hermitage. Sin embargo, hay una conmovedora representación de lo que es
ahora la historia rusa en el diseño de varios de estos huevos. Había huevos para conmemorar el
coronación del zar Nicolás II, finalización del ferrocarril transiberiano y aniversarios. Allí
eran huevos que representaban el yate imperial Standart, la catedral Uspensky, el palacio Gatchina y
durante la guerra, la Cruz Roja y el ejército.

La principal fuente de inspiración de Fabergé provino de obras de siglos anteriores. Esmaltado translúcido
fue una técnica valorada en el siglo XIX que requirió varias capas de esmalte aplicado y
el "fuego" del objeto en un horno después de cada capa. Sin embargo, solo se utilizó una pequeña cantidad de colores
en el siglo XIX, por lo que Fabergé se encargó de experimentar y pronto se le ocurrió
más de 140 tonos. El más preciado de estos era el esmalte de ostra que variaba en color según el
luz.

Los materiales utilizados por Fabergé incluían metales (plata, oro, cobre, níquel, paladio) que eran
combinados en proporciones variables para producir diferentes colores. Otra técnica utilizada por el décimo octavo
Los orfebres franceses del siglo XX y de nuevo Fabergé implican un simple teñido de la obra terminada utilizando
piedras y esmalte.

Otra técnica utilizada por Fabergé incluía el guilloche, un tratamiento de superficie que podía hacer olas y
estrías en el diseño y podría hacerse a máquina oa mano. Fabergé usaba piedras naturales a menudo
encontrado en abundancia en la zona. Estos incluían jaspe, bowenita, rodonita, cristal de roca, ágata,
cuarzo aventurina, lapislázuli y jade (principalmente nefrita, aunque a veces usaba jadeíta).
Las piedras preciosas, incluidos zafiros, rubíes y esmeraldas, se usaron solo para decoración, y cuando
utilizados eran en cabujón (corte redondo). Los diamantes eran típicamente de talla rosa. Piedras semi preciosas
incluyendo piedras de luna, granates, olivinos y piedras de la Meca se usaban con más frecuencia en cabujón.

Se hicieron cincuenta y seis huevos imperiales, cuarenta y cuatro de los cuales se han localizado hoy y otros dos que
se sabe que han sido fotografiados. Alejandro encargó otros doce huevos de Pascua.
Ferdinandovich Kelch, propietario de una mina de oro en Siberia. Sin embargo, la colección de huevos de Pascua Imperial
encargado por el último de los zares rusos es el más célebre.

Las marcas de los huevos incluían el sello del orfebre supervisor. Antes de 1903, eso sería
Michael Perchin (MPnote: la & quotP & quot es la & quotP & quot rusa, que parece dos líneas verticales unidas
juntos en la parte superior, como la letra pi.) para los huevos de Fabergé. Después de 1903, sería Henrik Wigstrom
(HW). También habría marcas de ensayo rusas. Estos mostrarían la pureza del metal precioso.
La pureza del metal se midió en zolotniks. Aproximadamente 4 zolotniks equivalen a un quilate, por lo que oro de 14 quilates = 56
zolotniks y oro de 18 quilates = 72 zolotinks. La plata esterlina (.925 fina) sería 91 zolotniks. Allí
también sería un sello de la ciudad o región de origen. Para San Petersburgo, el símbolo fue cruzado
anclas y para Moscú, San Jorge y el Dragón. En 1896, el reinado del zar Nicolás II experimentó un cambio
de marcas localizadas a una marca de procedencia nacional, una mujer vistiendo un kokoshnik.


Huevos de Fabergé: el misterio detrás de ellos

La fiesta más importante del calendario de la iglesia ortodoxa rusa es la Pascua. Se celebra con el intercambio de huevos y tres besos. Los huevos de Fabergé comenzaron en 1884 con un huevo de Pascua hecho para el zar que se convirtió en un regalo para su esposa, la zarina María. El huevo le recordó a la emperatriz su tierra natal, por lo que a partir de entonces se acordó que Fabergé haría un huevo de Pascua cada año para María. Fabergé diseñó huevos de Pascua durante otros once años hasta que murió Alejandro III. Luego, Nicolás II, el hijo de Alejandro, continuó la tradición. Se acordó que el regalo de Pascua siempre tendría forma de huevo y llevaría una sorpresa. Estos proyectos se convirtieron en la máxima prioridad de la empresa y se planificaron y trabajaron con mucha anticipación & # 8211 un año o más. La sorpresa siempre se mantuvo en secreto.

Los diseños de los huevos imperiales se inspiraron en obras de arte históricas que Fabergé imitó o copió de sus viajes o del Hermitage. Sin embargo, hay una representación conmovedora de lo que ahora es la historia rusa en el diseño de varios de estos huevos. Había huevos para conmemorar la coronación del zar Nicolás II, la finalización del Ferrocarril Transiberiano y aniversarios. Había huevos que representaban el yate imperial Standart, la catedral Uspensky, el palacio Gatchina y, durante la guerra, la Cruz Roja y el ejército.

La principal fuente de inspiración de Fabergé provino de obras de siglos anteriores. El esmaltado translúcido era una técnica apreciada en el siglo XIX que requería varias capas de esmalte aplicado y el & # 8220quemado & # 8221 del objeto en un horno después de cada capa. Sin embargo, solo se utilizó una pequeña cantidad de colores en el siglo XIX, por lo que Fabergé se encargó de experimentar y pronto se le ocurrieron más de 140 tonos. El más preciado de ellos era el esmalte de ostra que variaba de color según la luz.

Los materiales utilizados por Fabergé incluían metales & # 8211 plata, oro, cobre, níquel, paladio & # 8211 que se combinaron en proporciones variables para producir diferentes colores. Otra técnica utilizada por los orfebres franceses del siglo XVIII y nuevamente por Fabergé implica un simple teñido de la obra terminada utilizando piedras y esmalte.

Otra técnica utilizada por Fabergé incluyó labrado, un tratamiento superficial que podría generar ondas y estrías en el diseño y que podría realizarse a máquina oa mano. Fabergé utilizó piedras naturales que a menudo se encuentran en abundancia en la zona. Estos incluían jaspe, bowenita, rodonita, cristal de roca, ágata, cuarzo aventurina, lapislázuli y jade (principalmente nefrita, aunque a veces usaba jadeíta). Las piedras preciosas, incluidos zafiros, rubíes y esmeraldas, se usaban solo para decoración, y cuando se usaban se en cabujón (corte redondo). Los diamantes eran típicamente de talla rosa. Las piedras semipreciosas, incluidas las piedras lunares, los granates, los olivinos y las piedras de la Meca, se utilizaron con más frecuencia en cabujón.

Se hicieron cincuenta y seis huevos imperiales, cuarenta y cuatro de los cuales han sido localizados hoy y otros dos que se sabe han sido fotografiados. Otros doce huevos de Pascua fueron encargados por Alexander Ferdinandovich Kelch, propietario de una mina de oro de Siberia. Sin embargo, la colección de huevos de Pascua imperiales encargada por el último de los zares rusos es la más celebrada.

Explicación de las marcas

Las marcas de los huevos incluían el sello del orfebre supervisor. Antes de 1903, ese sería Michael Perchin (MP nota: el & # 8220P & # 8221 es el & # 8220P & # 8221 ruso, que parece dos líneas verticales unidas en la parte superior, como la letra Pi. ) para los huevos de Fabergé. Después de 1903, sería Henrik Wigstrom (HW). También habría marcas de ensayo rusas. Estos mostrarían la pureza del metal precioso. La pureza del metal se midió en zolotniks. Aproximadamente 4 zolotniks es igual a un quilate, entonces oro de 14 quilates = 56 zolotniks y oro de 18 quilates = 72 zolotinks. La plata esterlina (.925 fina) sería 91 zolotniks. También habría un sello de la ciudad o región de origen. Para San Petersburgo, el símbolo fue anclas cruzadas y para Moscú, San Jorge y el Dragón. En 1896, el reinado del zar Nicolás II vio un cambio de marcas localizadas a una marca de procedencia nacional, una mujer que llevaba un kokoshnik.

Altura: 5 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Longitud del entrenador: 3-11 / 16 pulgadas
Fecha: 1897

Este huevo es el más popular de todos los huevos de Fabergé. La superficie es de color amarillo translúcido esmaltado aplicado a un campo dorado de destellos. El huevo está enrejado con bandas de laurel de oro. Las águilas imperiales opacas y esmaltadas en negro aparecen en cada intersección del enrejado. Cada águila lleva un pequeño diamante en su pecho. La sorpresa en este huevo es el entrenador de coronación en miniatura. El entrenador preciso y altamente detallado tardó 15 meses en fabricarse. La laca roja y la tapicería del carruaje original se recrearon con esmalte rojo y los azules del interior también se reprodujeron fielmente en esmaltes. El marco dorado del coche se reprodujo en oro, las llantas de las ruedas de hierro en platino y las ventanas de vidrio en cristal de roca grabado. El carruaje está coronado por una corona imperial con diamantes rosas.

ESTADÍSTICAS

Altura: 4 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1912

Este huevo de estilo Luis XV fue elaborado en lapislázuli y adornado con oro grabado. Estaba rematado con un diamante de mesa que mostraba las iniciales de la Zarina, la corona imperial y el año (1912). La parte inferior está engastada con un gran diamante. La sorpresa en el interior es un águila imperial bicéfala, cubierta por delante y por detrás con diamantes, con un retrato en miniatura esmaltado del Czarevich Alexei en el pecho del águila.

Altura: 4 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1891

Cubierto de esmalte rosa translúcido, este huevo está coronado por un zafiro estrella y montado con bordes de pan de oro, diamantes y esmeraldas. En el interior estaba la sorpresa, una pantalla de retratos en miniatura de Krijitsky, fechada en 1891, que representaban palacios y casas en las que vivió la zarina mientras era una princesa danesa (antes de casarse con Alejandro III). Las primeras y últimas miniaturas son de yates.

Altura: 5-5 / 16 pulgadas, 7-7 / 8 pulgadas cuando está abierto
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1898

Uno de los dos únicos huevos ejecutados en estilo Art Nouveau, este huevo dorado está cubierto por una multitud de perlas y cubierto con esmalte rosa pálido. Los huevos están sostenidos por patas cabriolé de hojas de oro verde mate con gotas de rocío de diamantes rosas. Los lirios del valle de tallo dorado tienen hojas verdes esmaltadas y flores de perlas. El huevo está coronado por una corona imperial de diamantes rosas y rubíes cabachon. Una perla, cuando se gira, revela la sorpresa de este huevo: retratos en miniatura del zar Nicolás II y sus dos hijas mayores: Olga y Tatiana. Los retratos se elevan mediante un mecanismo de engranajes dentro del huevo y hace que los retratos se extiendan en forma de abanico una vez que han emergido del huevo. Los retratos están enmarcados en diamantes rosas y respaldados con paneles de oro grabados con la fecha de presentación: 5 de abril de 1898.

Altura: 4-1 / 8 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1897

El huevo está hecho de oro y los adornos están grabados. Este es uno de los pocos huevos que no está esmaltado en la mayor parte de su superficie. Sobre el huevo hay un pelícano esmaltado con diamantes que alimenta a sus crías, un emblema de la maternidad. La sorpresa es que el huevo, cuando se saca de su soporte, se puede abrir para mostrar una pantalla de miniaturas en marfil de Zehngraf. Las miniaturas retratan las instituciones de la emperatriz María.

Altura: 4 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1903

Con un doble papel, este huevo también marcó el bicentenario de la fundación de San Petersburgo en 1703. Realizado en oro en el extravagante estilo rococó, las curvas están engastadas con diamantes y rubíes. Los juncos son de oro verde perseguido. Las espigas están engastadas con rubíes cuadrados. La sorpresa es que cuando se abre el huevo, un mecanismo interno levanta un modelo de minaiture en oro del monumento de Peter teh Great & # 8217s en el Neva, descansando sobre una base de zafiro.

Longitud: 5-1 / 4 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), FABERGE, anclas cruzadas, 56
Fecha: 1894

Inspirada en un ataúd con joyas en Dresde, Alemania (en el Museo Grunes Gewolbe), esta pieza está ricamente decorada con piedras de colores. El nombre del huevo proviene de la fuente de su inspiración, así como de los motivos foliados esmaltados de estilo renacentista. El huevo está hecho de calcedonia lechosa y enrejado con bandas de oro de esmalte blanco opaco. En cada intersección del enrejado hay un cuadrifolio de diamantes con un centro de rubí. El huevo está dividido en dos por una banda de oro esmaltada en rojo. Bajo la banda bisectriz y alrededor de la tapa esmaltada en rojo, se colocan los motivos de estilo renacentista, engastados con diamantes y rubíes cabujón. La parte superior tiene la fecha de 1894 engastada en diamantes rosas. El huevo, último de los huevos del zar Alejandro III, descansa sobre una base dorada con flores esmaltadas en rojo y verde y palmetas sobre un fondo blanco. Tenían dos máscaras de león dorado perseguido, con asas de lazo en la boca. La sorpresa que llegó en este huevo se ha perdido y se desconoce.

Altura: 3-7 / 8 pulgadas
Marcas: MP (Michael Perchin), anclas cruzadas, 56
Fecha: 1887

El huevo de cristal de roca transparente descansa sobre una base cuatrifolio estriada que está esmaltada de colores en un diseño de inspiración renacentista de arabescos verdes, rojos y azules translúcidos entre bandas de esmalte blanco opaco salpicado de esmalte rojo. La base presenta cuatro perlas y paneles de diamantes rosas y ocho diamantes talla brillante. La base soporta una gran perla que está conectada al huevo de cristal con monturas de oro. El huevo en sí está adornado con oro y diamantes. El grupo de resurrección que aparece en el interior es Cristo que se levanta de la tumba, flanqueado por dos ángeles. Las figuras están esmaltadas en colores opacos de forma bastante naturista. Este fue solo el segundo huevo de la serie Imperial Egg. no tenía ninguna sorpresa dentro. También es el único huevo de Imperial Fabergé con una referencia directa a las vacaciones de Pascua para las que fue creado.


Huevos imperiales de Fabergé y sus sorpresas

Los huevos de imitación de Fabergé se pueden encontrar fácilmente. Sin embargo, los huevos auténticos de Fabergé son únicos. Creado por la Casa de Fabergé entre 1885 y 1917, los huevos de Fabergé son una novedad rusa. Representan tradición, belleza, excelencia y una familia imperial que el mundo nunca olvidará. También albergan cautivadoras sorpresas.

Historia del Imperial Huevo Faberge

En la Pascua de 1885, el zar Alejandro III encargó un regalo increíblemente único para su esposa, la emperatriz Maria Feodorovna: un huevo adornado. Este huevo delicadamente elaborado fue el primer huevo de Fabergé creado por el orfebre y joyero Peter Carl Fabergé. ¿Dónde están los huevos de Pascua Fabergé perdidos de los Romanov? fijado,

“Cuando la zarina Maria Feodorovna abrió el huevo esmaltado de color blanco en ese día temprano de Pascua, se encontró con una serie de deliciosas sorpresas. Primero, encontró una yema redonda hecha completamente de oro. Eso se abrió para revelar una hermosa gallina dorada con ojos rojo rubí. La sección media de la gallina se balanceó hacia arriba, y adentro había una pequeña réplica de una corona real con incrustaciones de diamantes y un pequeño y delicado huevo de rubí ".

Impresionados con el huevo exquisito, el zar y la zarina decidieron encargar más huevos Fabergé “imperiales”, comenzando una tradición de 32 años. Durante esos 32 años, la familia imperial encargó 50 huevos. Lamentablemente, solo quedan 43 de estos huevos.

Huevos de Fabergé y sus sorpresas

Todos los huevos de Fabergé incluían un elemento sorpresa. Wikipedia declaró: "Según la tradición de la familia Fabergé, ni siquiera el zar sabía qué forma tomarían (los huevos encargados); los únicos requisitos eran que cada uno contuviera una sorpresa y que cada uno fuera único". Algunos ejemplos de huevos imperiales y sus sorpresas incluyen:

  • & # 8220Danish Palaces & # 8220 & # 8212 Creado en 1890, "Danish Palaces" presenta un exterior de oro esmaltado rosa-malva dividido en doce secciones. Tiene incrustaciones de muchas joyas. La sorpresa dentro del huevo es una pantalla de 10 paneles elaborada con oro multicolor y acuarelas sobre nácar. “Las pinturas representan, de izquierda a derecha a lo largo de la pantalla, el yate imperial Estrella polar Palacio Bernstorff, Copenhague El emperador & # 8217s villa en el parque Fredensborg, cerca del castillo de Fredensborg Palacio de Amalienborg, Castillo de Kronborg de Copenhague, Palacio de Helsingør the Cottage, Palacio Peterhof Gatchina cerca de San Petersburgo y el yate imperial Tsarevna .”
  • & # 8220 Coronación imperial & # 8220 & # 8212 La “Coronación imperial” fue elaborada en 1897 bajo la supervisión de Fabergé por Mikhail Perkhin y Henrik Wigstrom. “El huevo está hecho de oro con esmalte amarillo lima translúcido sobre un campo guilloché de destellos y se refiere a la túnica de tela de oro que usó la zarina en su coronación”. La sorpresa dentro del huevo es una réplica en miniatura y precisa "del carruaje imperial del siglo XVIII que llevó a la zarina Alexandra a su coronación en Moscú y la catedral Uspensky # 8217".
  • & # 8220Gallina con colgante de zafiro & # 8220 & # 8212 Uno de los siete huevos de Fabergé perdidos, esta obra de arte representa & # 8220 una gallina de oro y diamantes rosas sacando un huevo de zafiro de un nido. La gallina y la canasta estaban hechas de oro tachonado con cientos de diamantes talla rosa. & # 8221 La sorpresa dentro de este huevo no estaba documentada y, por lo tanto, se desconoce hoy.

Descubra cada huevo de Fabergé imperial y su sorpresa aquí, luego comparta su favorito en la sección & # 8220comentarios & # 8221 a continuación.

Lea las publicaciones adicionales del blog de Segmation:

Conviértete en un artista en 2 minutos con Segmation SegPlay ® PC (ver más detalles aquí)



El huevo del 15º aniversario de 1911 está hecho de oro, esmalte verde translúcido, esmalte blanco opaco, esmalte de ostra opalescente, diamantes, cristal de roca y acuarela sobre marfil.

La cáscara de este huevo de oro rojo está dividida en dieciocho paneles engastados con 16 miniaturas, bordeados por hojas esmaltadas en verde envueltas con cintas engastadas con diamantes en las intersecciones y que encierran dieciséis miniaturas del miniaturista de la corte Vasilii Zuiev enmarcadas detrás de un cristal de roca. Siete miniaturas de retratos ovalados de la familia imperial con bordes engastados de diamantes y 9 paneles más grandes que representan escenas de la vida de Nicolás II. Dos paneles ovalados dentro de los bordes engastados de diamantes debajo de las miniaturas de Nicholas y Alexandra encierran las fechas de 1894, la fecha de la boda de Nicholas y Alexandra, y 1911, el decimoquinto aniversario de la coronación, cada fecha sobre una cinta con la inscripción Faberg & eacute en cirílico.

La parte superior del Huevo está inscrita con el monograma imperial de Alexandra Feodorovna debajo de un diamante de mesa rodeado por un borde engastado de diamantes, la parte inferior del Huevo montada con un diamante también rodeado por un borde engastado de diamantes.

Las siete miniaturas de retratos ovalados y la parte superior e inferior del huevo son ostra translúcida esmaltada sobre un fondo labrado.El interior del huevo está marcado con las iniciales de su maestro de obra, las fechas 1908-1917 y la marca de ensayo para San Petersburgo. , Estándar 72 por oro de 18 quilates.

Debajo del zar Nicolás II y la emperatriz Alexandra Feodorovna


Nueve escenas históricas del reinado de Nicolás II

El ceremonial Procesión a la Catedral Uspensky los Momento de la santa coronación y el Recepción Ceremonial de los miembros de la Primera Duma Estatal en el Palacio de Invierno

Las dos escenas de las festividades de la Coronación de 1896, la procesión a la Catedral de Uspensky y la Coronación del Zar fueron momentos de gloria para la pareja imperial. Sin embargo, el joven Tsarevich Nicholas no estaba preparado para la repentina muerte de su adorado padre. Este hombre tímido, intensamente reservado, muy feliz en el círculo de su familia cercana, fue lanzado, de mala gana, al centro de atención. Inicialmente estaba aterrorizado por sus tres tíos autoritarios y no le gustaban sus frustrantes y lentos deberes. Las ceremonias de coronación fueron seguidas al día siguiente por los trágicos eventos en Khodynka Meadow con más de 1.000 muertos, aplastados, debido a la incompetencia del gobernador general de Moscú, el tío del zar, el gran duque Sergei. This was generally interpreted as a bad omen for Nicholas' reign.

Following the humiliating defeat at the hand of the Japanese in early 1905, the cruelly suppressed uprising of January 22, 1905 (Bloody Sunday), the ensuing strikes and the assassination of Grand Duke Sergei, a Manifest was issued on October 30, 1905 transforming Russia from an absolute autocracy into a semi-constitutional monarchy. In May 1906 Nicholas gave his famous speech opening the Duma in the Throne Room, St. George Hall, in the Winter Palace on April 27, 1906. Zuiev's miniature is a copy of the photograph recording this occasion. Sadly, this historic opportunity, which could have changed the course of history and which was joyfully welcomed by many, was missed, when the Duma, after what the Tsar and Tsarina found were too great demands, was dissolved.

From left to right: The Transfer of the Relics of St. Seraphim of Sarov, The Opening of the Alexander III Bridge in Paris at which His Imperial Majesty was present and The Opening of the Monument in Poltava Commemorating the Two Hundredth Anniversary of the Battle of Poltava.

Transfer of the Relics of St. Seraphim of Sarov

Following the birth of four daughters in 1895, 1897, 1899 and 1901, the Tsar and Tsarina, on the suggestion Philippe Nizier Vachot, a hypnotist and apparent curer of nervous diseases, pressed for the Canonization of Seraphim of Sarov (1759-1833), a hermit and monk associated with many miraculous healings, including of two members of the Imperial family. Zuiev's miniature shows the transfer of the remains of the Saint into the cathedral of Sarov on July 19, 1903 in the presence of the Tsar, who recorded in his diary that they carried the coffin on a litter in a procession this time with the relics visible. “ One felt enormously inspired.” The Tsarina prayed for the Saint's intercession: the long-awaited male heir was born in 1904. She was convinced that it was “ Seraphim who had brought it about.” His birth, greeted with immense relief and joy, was to prove a mixed blessing. The ill health of the hemophiliac boy brought Rasputin on the scene, whose influence on the Tsarina and on Russian politics was to speed up the downfall of the Romanov dynasty .

The story goes that Seraphim reputedly predicted that his relics would disappear and Russia would then be plunged into a dark abyss. He also claimed his remains would be rediscovered and Russia would awaken to a new time of enlightenment. Seraphim's remains disappeared about 1918 and were relocated in 1990!

Alexander III Bridge Paris

The miniature of the Pont Alexandre III in Paris is shown with the Grand Palais in the background. Both buildings, which still stand today, were finished in time for the opening of the World Fair in early 1900. Nicholas and Alexandra had laid the foundation stone of the bridge in 1896, a visible symbol of the Franco-Russian alliance, among much fanfare. The Tsar and Tsarina were to have inaugurated the finished bridge at the opening of the World Fair on April 14, 1900, but were unable to attend – some said that the Tsarina feared an assassination attempt. Instead, the bridge was inaugurated in their name by the Russian Ambassador, Prince Ouroussov.

The Battle of Poltava

The year 1909 marked the bicentenary of the Battle of Poltava, in which Peter the Great with an army of 42,000 men and seventy-two cannons defeated King Charles XII of Sweden with his 27,000 soldiers and only four cannon on June 27, 1709. Thus ended the Great War of the North, establishing the position of Russia in Europe and giving Russia control over the Balkan States. To mark the occasion a large stone cross was erected over the so-called Swedish Grave, a mound sixty-five feet high, where the 1,345 Russian soldiers who died in the battle were buried. The remaining 16,000 Swedes surrendered three days after the battle. A major celebration was held in Poltava in 1909 to commemorate the event.

From left to right: Huis ten Bosch in the Hague – the site of the first Peace Conference, The Museum of the Emperor Alexander III in Saint Petersburg and The Unveiling of the Peter the Great Monument in Riga.

Paleis Huis ten Bosch

Huis ten Bosch at The Hague, the house at which the Peace Conference called by Queen Wilhelmina and Nicholas II in May 1899 was held. The participants were to agree on rules of warfare and establish a permanent court of arbitration. At this time the Tsar earned himself the title of “The Peacemaker.” Sadly, the arms race deplored by Nicholas was to involve the Tsar himself in a disastrous Russo Japanese War and lead him to fight his own belligerent cousin Kaiser Wilhelm II at the side of Russia's great French ally during the First World War, which ended with the disappearance of both great Empires. However the conference managed to establish the permanent court of arbitration, which still exists today!

Alexander III Museum

The Museum of Tsar Alexander III or Russian Museum is located in the New Michael Palace erected in 1819-1825 in the Tuscan style from designs by Carlo Rossi. It was built for the brother of Alexander I, Grand Duke Michael Pavlovich. In 1893 Tsar Alexander III decided to give St. Petersburg a museum of Russian art, the equivalent to Moscow's Tretiakov Gallery. After his father's death, Nicholas II saw the project to its completion. The building was converted into a museum beginning in 1895 and opened in 1898. It originally contained a collection of 2,500 Russian works of art assembled from Imperial palaces, the Hermitage, the Academy of the Arts and private collections and was open free to the public. Among its many treasures were paintings by Repin, Konstantin Makovsky, Surikov and Serov. Its first director was Grand Duke George Michailovich assisted by Count D. I. Tolstoi. Today the museum contains over 370,000 works of art.

Statue Peter the Great, Riga

Riga, situated at the mouth of the Dvina on the Baltic Sea was originally a German Hanseatic town, then Polish, and was captured by Gustavus Adolphus, King of Sweden, in 1621. In front of the old town at the end of the Alexander Boulevard stands a bronze equestrian statue of Peter the Great by Schmidt-Cassel, which was unveiled in 1910. It commemorates the victory of the Russian armies under General Sheremetiev on July 4, 1710 over the Swedes after an eight months siege to the city. Following the Peace of Nystadt in 1721, Livonia and its capital, Riga, were incorporated into the Russian empire. In the early twentieth century, Riga was, after St. Petersburg, the most important Russian commercial and industrial town on the Baltic Sea, with a population of half a million inhabitants, exports worth 225 million rubles and imports of 155 million rubles.

The statue was originally erected in Riga in 1910. But in 1915, during World War I, it was taken from its pedestal to be delivered to Russia as metal. It could have been melted into bullets had the boat carrying it from Riga to St. Petersburg not sunk off the coast of Estonia. In the early 1930s, a team of Estonia divers lifted it from the ocean floor and sold it back to Riga, where it remained as an ambivalently received guest. In 1994, Riga's then-mayor decided not to dismantle it because of its historical significance. Early 2002 the statue was taken down for renovations for Riga's 800th birthday celebrations when the city's Duma made the decision to send it to St. Petersburg for the city's 300th birthday in 2003.


The top of the Egg with Huis ten Bosch and the monogram of Alexandra Feodorovna

Background information

The seven exquisite oval family miniatures by Vasilii Zuiev show all the family united, the apparently happy parents, the four beautiful daughters and the handsome son. Few were those who were initiated into the intense suffering of the parents occasioned by the Heir to the Throne's hemophilia. The boy's illness would in due course bring Rasputin on the scene with tragic consequences for the Imperial family.


Alexis Nikolaevich, Grand Duchesses Olga Nicholaievna, Tatiana Nicholaievna, Maria Nicholaievna and Anastasia Nicholaievna

It is not known how the 15th Anniversary Egg came to the West. Probably is was sold by a high Russian official to a friend in the United States, or it may have been bought by the Hammer Galleries of a Soviet trade official. 1966 sold by A la Vieille Russie to the Forbes Magazine collection, New York where it became Malcolm Forbes' favorite Egg. The Forbes Magazine Collection was the only collection in the world to have two Imperial Easter Eggs from the same year. They were the 1911 15th Anniversary Egg and the 1911 Bay Tree Egg. February 2004 sold by the Forbes' family to the Vekselberg Foundation/The Link of Times Foundation, Russia.


The 15th Anniversary Egg in its Case
(Courtesy Romanov News)


Back to School

It’s eight o’ clock on one of those chilly September mornings reminiscent of that “back to school” feeling of bygone days. I’m sitting, once again, in my Krispy Kreme “office” watching the grammar school boys pass on their way to school, glad in the knowledge that I’m not among them (I hated school!).

Time seems to have accelerated during these final weeks of holiday from my piano teaching, and whilst I’ve enjoyed my time away from the pressures of a rigorous timetable, progress on the compositional work has been somewhat slow. Ironically, it’s only now that I’m back to work that my creativity seems to have been jump-started into action. Incredibly, I’ve also now started work on my annual accounts – a task which is never embarked upon without considerable procrastination.

There seems to be a perverse “law of time” which says that “the more you do, the more you do”, or conversely, “the more time you have available the less you achieve”. I have noted this “law of time” in action over years of teaching adults to play the piano. The students who achieve the most by far are the CEOs, the surgeons, the business men and women. Those for whom time is in generous supply rarely progress as far as they themselves would like.

With such an industrious start to the autumn term I can be sure of making good progress with my compositional work in this latter part of the year. I have begun the composition of a small suite of pieces directly inspired by the beautifully ornate Fabergé Imperial Easter eggs. I have chosen five of my favourite eggs and a short movement will be composed for each.

The first of these is possibly the most famous – the Imperial Coronation Egg. I am currently in the midst of completing this first movement and I shall reveal the results of this quite soon.


Uspensky Cathedral Egg by Fabergé - History

"QUANTUM SHOT" #380
link - article by Avi Abrams


Nestled Wonders (with the Easter Egg Surprises Inside)

Russian jeweller of a Baltic German descent, Peter Carl Faberge, has been consistently creating incredibly intricate Easter eggs for the Russian Imperial Court between 1885 and 1917.

These rare and unique "objects of desire" had the cover of enameled gold and gem stones, which would open to reveal hidden wonders inside - sometimes a golden yolk, or a delicately sculpted figure, or other mechanical inserts - all nestled in many levels like a traditional Russian matryoshka doll. As it is only fitting for an Easter Egg, each one contained a surprise! (could it be that the modern term "easter egg surprise" originated at the Russian court?)


Here is a list of every known Faberge egg in existence (only sixty one of them survived), each design uniquely different and eminently collectible. The advent of Bolshevik's Revolution has put a resolute stop to the production of jeweled eggs in Russia. as it put a stop to just about any traditional creative activity for decades.


Some eggs featured an exquisite built-in clock, some were placed among even more elaborate gold & gemstones figures - like royal carriage models, or arrangements of bejeweled flowers. Most concealed a mechanism of some kind, so it's quite fascinating to see them in action - a true wonder of miniature engineering and microscopic art.


There were eggs to commemorate the coronation of Czar Nicholas II, the completion of the Trans Siberian Railway, and many Royal anniversaries. There were eggs depicting the Imperial yacht, the Uspensky Cathedral, the Gatchina Palace, and during the time of war, the Red Cross and the military.


To get an idea what kind of the prices are asked for Faberge's works in prime condition, the following egg is known to have been auctioned at $18 million dollars. It is an unrecorded egg, not found in most catalogs. which makes the asking price even more astonishing (more info) -

Note the level of miniaturization in this example: Gatchina Palace Egg, 1901 -


The Regis Galerie inside the Venetian Hotel in Las Vegas boasts a few Faberge Eggs on display:

Also see this fine flickr set for additional egg pictures.
Some jewelry that accompanied these eggs is also worth mentioning:

Even today the style and workmanship of jewelers at the Russian Imperial Court continue to inspire artists and architects: see for example The Grand Lisboa structure in Macau, China -


-->Permanent Link. . +StumbleUpon . +Facebook
Category: Art,Vintage
Related Posts:
Exquisite Eggshell Carving
Fantastic Gemstones

"Dark Roasted Blend" - All Kinds of Weird and Wonderful Things, Discovered Daily!"

DRB is a top-ranked and respected source for the best in art, travel and fascinating technology, with a highly visual presentation. Our in-depth articles in many categories make DRB a highly visual online magazine, bringing you quality entertainment every time you open your "feed" reader or visit our site - About DRB

Connect with us and become part of DRB on Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, Google Plus make sure to subscribe to our updates.

16 Comments:

I've live in Macau for almost 14 years now and I can assure you that the Grand Lisboa is an architectural eye-sore.

The problem being with Faberge jewel art is that a lot of it got destroyed in the Bolshevik uprising, as did a lot of great russian designs.

O.k, not much but still one great thing was nearly permanently destroyed.

But thats the price you pay with the scar of Communism.

Will, yea they destroyed Smirnoff but kept the vodka. of pretty ugly variety.

Well what’s some peasant’s life worth anyway, spend it all on jewelry and let the people starve

I completely agree with you

Har! Yes, the life of the peasant was ever so much better under Communism.

I ended up doing a school project on these eggs-at first, I thought I'm simply be discussing pretty jewely egg things made by some guy in Russia. But there's a lot more history involved. It amazes me how the royal family could spend so much money on a couple eggs every easter and still let Russia's desolate people waste away.
I mean, wow. Had they used the money for materials and whatnot to make them to feed and provide other kinds of care to their people, they might have saved a lot of lives.

The sad fact about Communism is that it replaced one rigid class system with another. The history of Communism was every bit as bad as Feudalism, and in many cases worse. The common people did not reap any benefits despite all the rhetoric handed down from on high. The ruling elite had a disproportionate amount of wealth as compared to the proletariat. As such, it was far from a classless society. Did the Romanov's have an obscenely lavish lifestyle compared to the peasants? Yes, but so did every Soviet leader except for maybe Lenin. Some may argue that the Soviet Union was never really a pure communist state as per the writings of Marx. That may be true, but Marx was too much of an idealist and failed to properly deal with human nature, and the desire of the individual to differentiate from the crowd. So, the theory works on paper, but can never work in reality.

As for the eggs, they are a beautiful example of the ingenuity and creativity of the Russian people.

Good insight, which I believe to be entirely correct. It's hard to summarize the whole chapter of history or ideology, but you did it remarkably well. ¡Salud!

18 MILLON FOR AN EGG ARE YOU SERIOUS THATS A SHAME SHE BUILT THOSE EGGS FOR THE ENJOYMENT OF THE PEOPLE NOT FOR A HOLE IN YOUR WALLET SHE WOULD NOT BE HAPPY :(

They didnt buy these eggs. The eggs were given to the Tsar and his family as a gift every year.

The Tsar paid for the eggs, they were not a gift. I just finished the book "Fabrege Eggs" by Toby Faber and they were not gifts.

Regardless of whether they purchased them or not they did employ countless workers to produce them and left a beautiful legacy of artwork that is enjoyed throughout the world. There's something to be said for that too. People love to find fault with everything.

So today's millionaires and rulers should use their money feeding the poor, healing the sick and comforting the lonely?
It's, of course, much better that they make nail polish with real gold in it, for the rich to use their money on, than things like this. :-D

You may find over 100 copies of famous Faberge eggs at http://www.bestpysanky.com/Faberge-Eggs-s/88.htm

Imperial and Faberge inspired Russian eggs are perfect gift.

Incredible pictures. I wonder how the 12 that were damaged looked. Were they even better than these? And if anyone knows of a book or movie that gives more background into the Faberge egg, please share a link or name. ¡Gracias!


Ver el vídeo: TALLADO Y CALADO DE HUEVOS DE AVESTRUZ (Enero 2022).